miércoles, 22 de marzo de 2017

Ni intentando aposta no ser un pesado evito serlo. No sé cómo no cagarla. No sé no ser un cursi todo el día y decir cosas bonitas. Lo único que pretendo es no ser un agobio, pero lo que quiero ahora mismo es abrazarla todo el día y repetirle lo mucho que la quiero. Que es la única luz en mi cielo y que quiero estar con ella para siempre. Que es lo mejor de mi vida.

Pero tengo que dejar de ser un pesado.

Es muy posible que deje de escribir por aquí.

lunes, 20 de marzo de 2017

Contador

Cuánto tiempo.

Mañana debería madrugar, pero antes he visto algo que me ha hecho mucha gracia. Aunque ahora no dejo de pensar en cosas innecesarias relacionadas con ello.

Todo va bien. Estoy contento con mi situación. Pero... ¿cuánto durará? Por muy eufórico que me sienta y crea que esta vez es la definitiva, y que no voy a sufrir más... me acuerdo de que al final la gente se acaba cansando de mí. Y normalmente es la gente que menos quiero que se aleje.

Pensar en ello no ayudará en nada. Lo que debería hacer es seguir haciendo lo contrario como hasta ahora, y cuidar mucho aquello que tan feliz me hace para que no se deteriore. Pero el miedo sigue ahí, oculto. Sale una vez cada mucho, y normalmente por culpa de detonantes. Aunque un poco de casito y ya vuelvo a estar feliz. La verdad es que pienso en todo el camino que hemos recorrido y cómo por fin llegamos a este punto, y el temor se me va bastante.

Quiero que el contador aumente sin miedo a que algún día se pare. Quiero celebrar el que siga adelante, sin parar. Y ante todo, quiero creerme de una vez que la culpa no fue mía. Quizá sea uno de los motivos por los que me esfuerzo tantísimo.

Una canción y a la cama. Que mañana debo ir a un sitio por la mañana y me dará demasiada pereza.


viernes, 3 de marzo de 2017

Improve

En un pensamiento aleatorio a estas horas de la noche, concluyo que estoy mejorando, poco a poco. Cada vez tengo más seguridad en el futuro. Menos dudas en mis miedos. Y no hace falta que diga que es algo que no podría hacer solo.

No quiero perder esta felicidad. Quiero que mejore más y más.

lunes, 27 de febrero de 2017

Felicidad

Jamás en la vida habría imaginado que podría estar tan bien con alguien. Pero este fin de semana me ha quitado todas las dudas que tenía al respecto, si es que quedaba alguna. Simple y llanamente: he sido feliz. He disfrutado todos y cada uno de los momentos. Y los he compartido con la persona ideal.

Miro hacia el pasado y me veo a mí mismo, pensando que jamás podría ser así de feliz. Que nadie sería capaz de estar conmigo de esta forma, y que estaría condenado a estar solo o a estar al lado de alguien por simple capricho de nuevo. Que volvería a ser utilizado hasta que se agotasen mis usos y volviese a ser abandonado. Pero esta vez no. Por fin me ha llegado la felicidad plena.

Y no planea irse.

Creo que estuve demasiado tiempo buscando mi Beatrice, sin contemplar la posibilidad de que fuese una ANGE-Beatrice. Menos mal que una vez que la encontré, tardé poco en darme cuenta.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Memories

You rest inside my mind
Since the day you came
I knew you would be with me
All the time we spent
What we shared was surely
Warm enough to know you cared for me
Light floods through memories
Helps me walk my path
I'll keep my head up high
Words of faith and love
Your strength gives me hope
Someday I'll find you with open arms

Endless

Todo es un pez que se muerde la cola. Una sucesión interminable de hechos cuyo principio y final no se diferencian.

Una actitud que alimenta un sentimiento, y un sentimiento que provoca esa actitud.

Debe desaparecer. No debo dejar que nada se interponga en el camino de mi felicidad. Perderla sería lo peor.

El miedo al rechazo y al abandono es el peor al que jamás me he tenido que enfrentar. No debe vencer.

Caminar acompañado hará que todo eso se quede atrás. Tengo arreglo.

martes, 21 de febrero de 2017

Mood


De nuevo, los malos recuerdos me invaden con situaciones del presente. Situaciones en las que yo no sabía nada del gran engaño que había a mis espaldas. Situaciones en las que veía adecuado esforzarme de más, dar mi mejor sonrisa, e intentar animar. A cambio conseguía miradas vacías, mentiras en forma de palabras vacías, e indiferencia.

Quizá por eso me preocupo más de lo necesario. Porque algo dentro de mí no quiere que se repita la misma situación. Pero ahora debo aceptar que lo que veo es la verdad. Que no hay maldad tras ella. Que no volveré a ser apuñalado por nadie.

No esta vez.