sábado, 13 de agosto de 2011

Del todo a la nada.

Cuando dedicas el 100% de tu vida a un objetivo, y ese objetivo se pierde, ¿qué te queda?
El 0%. Nada. 
Todo lo que no entraba dentro del 100% no existía desde un principio, por mucho que ahora lo veas. Quien reparte su vida en paquetes de 20% y pierde uno de ellos, tiene el 80% restante apoyándole.

El 0% es horrible. No tener vida es horrible. O mejor dicho, es horrible tenerlo todo y quedarte sin nada.
Sobretodo cuando intentas luchar por recuperarlo y no consigues nada.

Pero la esencia de los humanos es fuerte. Por eso esa lucha nunca terminará.