viernes, 29 de mayo de 2015

Vuelo en solitario

No llevábamos mucho tiempo volando. De hecho, era el primer día. Había sido un vuelo entretenido, con pocas palabras pero con grandes expectativas de lo que podíamos encontrarnos en el camino. El tiempo había acompañado. Una suave brisa nos quitaba el poco calor que llegaba a hacer. En ocasiones nos parábamos para descansar o para buscar alimento, el cual era abundante en esas tierras. Realmente al ser guardianes no teníamos necesidad de comer, pero descubrir sabores nos interesaba a ambos. Había muchas frutas que aún no habíamos probado y que resultaron estar de lo más deliciosas.

El atardecer estaba acabando, y la noche pronto se nos echaría encima. Podríamos haber seguido volando, pero no teníamos prisa, así que decidimos tomarnos el viaje con calma. Encontramos un refugio abandonado en una zona montañosa, y descendimos para instalarnos y pasar ahí la noche. Cuando mi compañera vio la estrecha puerta, plegó las alas de una forma majestuosa tras la cual parecían un cómodo adorno de su espalda. El proceso en el que se cerraron tenía una elegancia difícil de creer. Cuando me di cuenta, ella ya miraba cómo yo lo contemplaba embelesado.

"¿Sorprendido?"
"La verdad es que sí. Jamás pensé que algo así pudiese recogerse tanto y de una forma tan increíble."
"No es difícil de hacer. Sólo se necesita práctica."

No tardamos en instalarnos. La estancia no era muy grande, pero los dos cabíamos sin problemas. En el centro había una estufa, posiblemente pensada para el invierno, aunque no habría necesidad de encenderla esa noche primaveral, en la que la temperatura parecía más de verano. Me quité la túnica de guardián del torso y me dispuse a ponerme una fina camisa que habíamos adquirido al empezar el viaje. Pero de golpe, algo suave y cálido me tocó la espalda. Era mi compañera. Al parecer había visto mis cicatrices.

"Estas heridas... algunas están cerradas, pero otras no han sanado del todo. Asumo que no son heridas físicas."
"Sí, así es. No son cicatrices que nuestros poderes puedan sanar. Estas heridas las provocó mi verdad."

Todos los guardianes de la verdad teníamos algo dentro que nos otorgaba esos poderes. Una verdad a la que se había llegado tras mucho tiempo, innegable y que acababa convirtiéndose en nuestra vida. No éramos invulnerables, pero las heridas simples sanaban rápidamente. Sin embargo, nuestro punto débil era eso mismo que nos daba nuestros poderes especiales. Y cuando nuestra verdad flaqueaba o quedaba expuesta para que otros pudieran romperla en mil pedazos es cuando más sufría, y nuestro cuerpo se empezaba a hacer añicos. Algunos guardianes se convertían en polvo, otros sufrían quemaduras o se volvían ciegos. Y a mí me aparecían cortes en el cuerpo, concretamente en el torso.

"Empecé a sangrar en ese laberinto en el que he estado tanto tiempo encerrado. Mi verdad estuvo a punto de derrumbarse, y yo con ella."
"La cantidad de cortes que tienes no es normal. Y ni siquiera he visto tu pecho. Quizá no sanen nunca, pero... no olvides que sigues vivo, y que algún día olvidarás lo mucho que has sangrado."
"Eso espero."

Mi compañera me acarició con compasión la espalda unos minutos más. Cuando acabó, decidimos irnos a dormir. Pero mientras me ponía la camisa, que era mi objetivo inicial, noté un dolor agudo en el pecho. Una de las cicatrices... estaba empezando a sangrar. La cantidad era mínima, pero eso sólo podía significar algo. Mi verdad estaba empezando a flaquear de nuevo. ¿Cómo podía ser, si en ese lugar nadie la conocía?

Entonces me di cuenta. Era yo mismo. Había pensado algo que iba a hacer flaquear mi verdad otra vez. Y sólo podía ser por una causa. Mi mirada se movió a mi compañera, que ya dormía, bien acomodada en su cama. No podía quedarme con ella. Aunque me sintiese bien bajo sus alas o en su compañía, algo dentro de mí pensaba que iba a volver a acabar llevándome de nuevo a otro laberinto, donde mi verdad sería de nuevo pisoteada.

No se dio cuenta de mi desaparición. En medio de la noche, cogí mis cosas y alcé el vuelo. No podía dejar que me arrastrase a mi perdición. Sus intenciones eran puras, las más puras que jamás había visto, pero ella no sabía lo que podría acabar pasando si seguía viajando conmigo.

"Lo siento."

Me alejé del refugio, intentando no pensar en ella o en su reacción cuando despertara. El aire de la noche resultó ser mucho más frío de lo que pensaba. Enseguida eché de menos sus alas.

"...Soy lo peor."

lunes, 25 de mayo de 2015

Alas

¿Cuántos meses habían pasado desde que abandoné aquella cueva? ¿Cuánto tiempo había estado en letargo, esperando que algo me despertara? No podía recordarlo claramente. Pero había sido suficiente tiempo como para que no recordase mi rostro. ¿Cómo era? ¿De qué color tenía los ojos? ¿Quién era? Demasiadas preguntas para una mente tan confusa. Y esa cueva... no la había abandonado por voluntad propia. Desafiando las propias leyes del universo en la que existía, se derrumbó por su propio peso. Las rocas caían, las puertas de destruían, y sólo un milagro pudo evitar que yo muriese aplastado.

Abrí los ojos en un paisaje conocido. Estaba flotando en el aire, volando por encima de las nubes. El sol de la mañana empezaba a iluminar hasta las sombras más oscuras de la noche. Y a mí, tanta luz me abrumaba. Le di la espalda para proteger mis ojos de tanta luminosidad, y ahí recuperé parte de mi memoria. Recordé mi aspecto, y el motivo por el que estaba encerrado en esa cueva. Aunque quizá ese verbo no era el más adecuado, porque decidí estar ahí por propia voluntad. Y ahora que ya no existía, estaba perdido y sin rumbo alguno.

Unos harapos acabados en una capucha cubrían mis ropas verdaderas. Me molestaban, así que los retiré de un tirón y noté cómo me sentía más ligero. Las pupilas de mis azules ojos empezaban a hacerse pequeñas debido a la creciente luz de la mañana. Cuando pude empezar a mirar a mi alrededor sin problemas, decidí ponerme en marcha. Cualquier destino iba bien, ya que no tenía dónde ir. Mientras volaba sin rumbo, empecé a recordar qué estaba custodiando allí dentro. En esa cueva, acabé llegando a la verdad y me convertí en guardián de ésta. Visité fragmentos de todo tipo, y veía desde lejos aquellos en los que no podía existir. Allí, llegué a compartir mi verdad, mientras custodiaba las puertas que llevaban a esas posibilidades infinitas. Pero estaba solo desde el principio.

Mientras volaba, algo extraño sucedió. Mi cuerpo dejó de tener control sobre la gravedad que lo afectaba, y empecé a caer, cada vez más rápido. Pensé que se acercaba el final. Por no querer tener los pies sobre el suelo, iba a estrellarme contra él. Pero es que nunca quise estar ahí. Amaba volar libremente por el cielo.

De golpe, sentí un tirón en el brazo y algo me paró en seco. Alguien me había agarrado a media caída. Alguien que, como yo, podía volar. Levanté la cabeza y vi a un ser celestial, con alas rasgadas. Un ángel... si no una diosa. Me miró fijamente a los ojos y noté que podía volver a volar con naturalidad. No sabía quién era ese ser, pero sabía que tenía un gran poder dentro de ella. Con una sola mirada, me había devuelto mis poderes.

"¿Quién eres?"
"Eso te iba a preguntar yo. Es la primera vez que veo a alguien que puede volar, además de mí misma."
"Soy... -no. Era un guardián de la verdad. Y he estado varios meses sin volar, atrapado en mi propio laberinto de fragmentos donde todas las verdades se enfrentan."
"Yo también fui una guardiana de la verdad. He recuperado las alas tras mucho tiempo, y ahora puedo volar libremente."

Algo en esa "compañera" me daba miedo. Una sensación de pavor se apoderó de mí. Más y más recuerdos empezaron a venir a mi mente. Recordé mis inicios como guardián. Recordé cómo había acabado exiliándome a ese laberinto. No quería que mi verdad se revelase, y tenía la sensación de que esta guardiana podía conseguir que la liberase.

Y cuando más a punto estaba de derrumbarme ante mis emociones, una mano cálida y suave me acarició la cara. Era ella. Sin duda era una verdadera guardiana. Y además, con gran afinidad con mis poderes. Lentamente me habló.

"Hemos tejido una verdad muy similar. Puedo comprender qué te pasa y qué sientes. Pero tú... vuelas sin alas. Nunca las has necesitado y nunca has considerado necesitarlas."
"Las alas me molestan. Se acaban convirtiendo en algo innecesario de lo que es mejor prescindir."
"Pero cuando más frío tengas, te abrigarán. Deja que te lo muestre."

Bajamos a tierra y allí, cerca de un río, empecé a notar el fresco producido por la brisa matinal. Ella me abrazó y cerró las alas a mi alrededor. Unas alas no podían calentar tanto. Sin duda se trataba del poder que ella estaba generando para que yo no pasara frío.

"Ya está bien. Ahora creo que comprendo qué significan las alas."
"¿Entonces volarás conmigo? Quizá así encuentres tu lugar, ahora que has vuelto al mundo."
"Quiero intentarlo."

Y así, con temor y con distancia, nos elevamos hacia el amanecer, en busca de algo por lo que luchar una vez más.

viernes, 22 de mayo de 2015

Rencor

Me he dado cuenta de que pase el tiempo que pase, mi rencor no disminuye. De que sigo queriendo lo peor para aquellos que me perjudicaron incluso hace ya muchos años. Hasta gente que no he vuelto a ver y que posiblemente ni reconocería a simple vista.

Pero sin embargo no se cumple con todos. A los más leves simplemente les olvido o ignoro su existencia, ya que posiblemente lo que me hicieron fue tan débil que ni me afectó. Pero al resto... podría decir que me importan. Me importa que sigan vivos, que todavía no hayan muerto.

Si el mundo fuese distinto, yo mismo iría a acabar con su vida. Pienso en esa gente y me viene un "muere" a la cabeza. Y sobre todo, tengo el convencimiento de que si eso pasara, una sonrisa vendría a mi cara y una parte de mi alma se quedaría en paz.

Hayan pasado semanas. Meses. Años. Mi rencor no disminuye. Y a ratos, va en aumento. Y a más sé de vosotros, más os deseo que sufrais.

Esta noche la parte más negativa y triste de mí necesitaba salir un rato. Y no me avergüenzo de que exista. Ya no tengo nada ni nadie que la calme o que me haga olvidar que está ahí. Soy una persona horrible, pero es lo que hay.

Mucha más gente de la que creéis tiene una parte que casi nadie más ve. Os sorprenderíais de lo hipócrita que pueden ser muchos. De lo mucho que mienten o que ocultan la verdad tras palabras falsas y sonrisas. Incluso las personas que crees que son más cercanas a ti.

...Morid.

miércoles, 20 de mayo de 2015

¿Incorrecto?

Estoy empezando a pensar cosas bastante normales. A mirar adelante. A centrarme en el futuro. Veo cómo se abren varias posibilidades ante mí. Parece que incluso puedo elegir. Y estoy a gusto viviendo de nuevo ciertas emociones.

Pero un "algo" dentro de mí sigue mirando al pasado. Comparando situaciones. Queriendo despertar de una pesadilla que no sabe si es real. Pensando que todo son sustituciones desesperadas.

Luego, otro yo aparece y lo silencia. Con argumentos, con la verdad escrita en rojo. Pero aún así, comprende ese "algo" anterior. Hay una batalla en mi mente y en mi corazón para determinar si lo que siento en cada momento es correcto o incorrecto.

El empate está durando demasiado. Y aunque la batalla termine, las heridas nunca sanarán, gane quien gane. Y personalmente... espero que gane quien piensa que todas estas emociones no son incorrectas.

Without love, it can't be seen.

lunes, 18 de mayo de 2015

Wrong

He estado pensando.

Desde hace bastante, me he sentido mal por algunas cosas que he hecho, y sobre todo por las cosas que llegué a pensar, o por cómo me sentí en algún momento. He creído que lo que hice estuvo mal y me he arrepentido de lo que he pensado.

Pero... ¿para qué? ¿Realmente lo que pensé y lo que hice estuvo tan mal? A estas alturas, creerlo de verdad no me ha traído nada bueno. Más bien al contrario. Y pensar que durante tanto tiempo me he obligado a creer en esa redención. Con la de escritos, largos algunos de ellos, que llegué a escribir en este mismo blog...

No. No tenía razón para pensar que había cometido errores. De hecho, miro al pasado y miro en cómo han acabado las cosas y puedo afirmar que lo que pensé, lo que sentí, y la forma en que actué, a pesar de que fuese vista como algo totalmente negativo... fue la normal y más sensata.

Cuidado: no intento justificar que lo que hice fue algo positivo, ni racionalizar mis sentimientos. Sólo explicar por qué acabé de esta forma. Porque hablamos de esto, de lo que yo sentí y de por qué lo sentí. Hace poco me decían "creo que estás intentando racionalizar demasiado los sentimientos de la gente". Ya no cometeré ese error. Pero a la par debo suponer que tampoco los míos tienen sentido si se basan en mi reacción ante emociones distintas, y tan chocantes algunas de ellas.

Celos, llamadas de atención, miedo, desesperación, odio. Era completamente normal, por mucho que se me intentase hacer creer lo contrario. Fue una reacción natural ante un cambio como el que me encontré. Sí, quizá hice cosas que no debía. Quizá perdí la confianza antes de lo que tocaba. Pero no recibí suficiente prueba que me convenciese de que todo iba a ir bien. No me sirvió intentar comprender un cambio de mentalidad y de prioridades. Ahí fue cuando empezó todo, y cuando a pesar de la incómoda situación hice lo posible para seguir adelante para siempre.

Mis predicciones se acabaron cumpliendo. Mi confianza se rompió del todo. Y encima me obligué a verlo todo desde el otro lado, menospreciándome por algo que fue lo más normal que podría haber hecho. Estaba ciego. Ciego de amor. Algo por lo que vale la pena no tener ojos. Ahora sigo medio ciego, pero mis ojos están abiertos. Y creo que hice lo correcto. Fui yo mismo, con mis partes buenas y con las malas. Al parecer sí que acabaron importando, las malas. A lo mejor alguien las comprende y las acepta, como yo he hecho, o a lo mejor no. Hasta ahora se cumple lo segundo.

Hay cierta cita de Umineko que me gustaría poner. Pero censuraré la última parte, ya que si no podrían salir rumores indeseados o que me acusaran de cosas que no he dicho. Cosas que de todos modos nunca podré saber. Porque nadie puede afirmarlas en rojo. Será una cat box que nunca podré abrir, quiera o no. Aunque de todos modos no me refiero explícitamente a lo que afirma la frase que no incluyo. Me refiero a muchos otros factores que ocurrieron y que quedarían bien ahí de todas formas. Todo cat box.

I found tons of evidence that I loved you.
I found tons of evidence that you loved me.
But [...]


Fans will know. Cómo te odio, Furudo Erika.

sábado, 16 de mayo de 2015

Illusion of the Golden Witch

I slowly opened my eyes. Darkness surrounded me. I was... dead. The previous tale reached its conclusion, and I was nothing but an used piece, waiting for the time to come back to the game board. But... who was I? I tried to remember. At the beginning it was useless, but then I managed to recall... I was here because of the Golden Witch, Beatrice. There was a battle in which I fought with all my strength, but at the end I was overpowered by the true nature of my demise.

Now I can remember it clearly... I followed Beatrice. I found happiness within her Golden Land. I made myself a slave of that feeling, and all I struggled for was to live in that world of fantasy. But at the end, it was truly... a mystery. My eyes and my heart reached the truth, a truth woven in golden tears. As Beatrice's body scattered around the Golden Land I finally understood it all. And then, some words could be heard in the distance.

Illusions to illusions.

...Yes. It was all... an illusion. Once again, I failed to see the truth until the end, and I was removed of the game board. In my endless quest in search for the Golden Witch... I became enraptured by a mere illusion. For how long had I been looking at it? It felt like I had been half of my life inside of that box, in a delusion of my true dreams, sleeping in a mirage created by my own carelessness...

And now... I am awake. And I completely remember the time I spent with an illusion of the Golden Witch. My eyes are not blurry anymore. Although I had wished to stay there... my quest goes on. In seek of the true Golden Witch. Looking for the only one who can bring me endless happiness. Looking for the one who will not fail, and will grant me my wish. Many more illusions might appear, but I have on my side the power of the Witch of Certainty, and I can guarantee that I will not give up. Miracles might not help me... but I swear after all these years that I will not stop looking for you, my most beloved witch, Beatrice. No matter how many illusions you send me, I will find you, and your heart.

Because I want to love you.
Because without love, the truth cannot be seen.

viernes, 15 de mayo de 2015

IV

Todavía, a ratos, sigo pensando en que todo es por mi culpa. Aun sabiendo que no es así. Pero algo dentro de mí se siente culpable de absolutamente todo. Y me provoca un odio hacia mí mismo que no puedo quitarme de encima.

Lo que quiero es que en unas semanas el milagro ocurra. Aunque sea por poco tiempo. Hace poco vi la puerta a un lugar mejor. Quiero intentar abrirla del todo. Quiero alcanzar mi Golden Land.

One shall be, to put the witch to sleep for all time.

lunes, 11 de mayo de 2015

Un fin de semana en Madrid

Tengo el cuerpo destrozado de moverme tantísimo y de sufrir bastante alergia, pero creo que tras 12 horas de sueño estoy en forma para poder escribir algo mínimamente decente.

Este viernes 8 me fui a Madrid a Expomanga 2015, y me estuve hasta ayer, domingo 10. Ya que voy bien de dinero, me he querido dar un capricho y he ido y vuelto en avión, lo que es una comodidad increíble pero que limita bastante a la hora de llevar equipaje. Lo más seguro es que la próxima vez vaya en AVE, que igual es más económico a pesar de tardar un poco más. En temas de alojamiento, estuve en un hostal muy acogedor donde me trataron muy bien. Como iba solo, cogí una habitación individual pero muy bien equipada.

Procedo a hablar de mi experiencia en los distintos días.

Viernes 8
Este día fui con ropa normal, bien cómodo, y empecé mirando los stands. Pude tener un rato de conversa con la gente de Go! Go! Nihon, que me recomendaron varias alternativas al plan que tenía pensado para irme a Tokyo. Pero lo mejor fue más tarde, cuando por fin pude conocer a una amiga. Estuvimos dando una vuelta juntos hasta que llegó más gente, que también conocí al instante, y con quien estuve todo el rato en la ginkana del evento, ayudando en alguna que otra ocasión. Corrí muchísimo, y eso que fui el más relajado, y al final se hicieron con la victoria. Tras eso nos fuimos a tomar algo fresco y nos fuimos del evento. 

Ese día acabé llegando al hostal a las 12 o así de la noche, ya que aproveché para ir a cenar (a un restaurante fantástico del cuál muy posiblemente haga una entrada). Me di una ducha para quitarme el sudor, me puse cómodo, y tras un rato en el teléfono me dormí.

Sábado 9
Mi plan para el sábado, conociendo las colas legendarias que se forman ese día en el evento, era madrugar para no asarme al sol. Pero como el sueño es traicionero... acabé llegando a las 12. Empecé a seguir la cola, que parecía no tener final, cuando vi cosplayers de Jojo posando para una foto. Los reconocí, así que me acerqué a saludar, y ellos también me reconocieron a mí. Pero lo que no me esperaba es que me sugiriesen hacer la cola con ellos. En ese rato pude conocer mejor a algunas personas, y al parecer había un grupo que venía de Valladolid que también estaba en un hostal. Al final resultó que ese grupo eran todos amigos de una buena amiga mía, y acabaron invitándome a salir con ellos un rato por la noche. Me lo pasé genial con ellos. Pero eso fue después del evento. 

Volviendo a Expomanga, fui todo el rato con un cosplay de armario de Kaworu Nagisa, ya que era cómodo y fácil de transportar. No cayeron muchas fotos pero al menos me reconocían. Acompañé al grupal de Jojo todo el rato y creo que pude llegar a conocer algo más a algunos de ellos. A media sesión de fotos, empezó a venirme la alergia y tuve que irme para el hostal, aunque por suerte ya fue cuando faltaba poco para cerrar.

Ese grupal es una maravilla. Todo el mundo es amistoso y no tiene problema en hablar contigo, y poder charlar de una afición en común como es Jojo llena un montón.

Domingo 10
Si acabo de decir que charlar de una afición en común es algo que llena... este día elevó ese concepto exponencialmente.

Empecé el día yendo al concurso de cosplay, donde pude ver desde primera fila todas las actuaciones. Iba con mi cosplay de Battler, ya que el mismo día iba a haber un panel de Umineko y quería estar presentable por el público, además de que posiblemente sea mi personaje favorito. Algunas actuaciones estaban muy bien, otras no tanto. A mi parecer hubo más actuaciones "divertidas" que el año anterior, ya que muchas de ellas me hicieron soltar más de una carcajada. Otras eran muy emotivas, como la de Studio Ghibli. Lo que no me esperaba es que subiese al escenario una Beatrice, que habló llena de nervios, pero que soltó algunas frases que me dieron en medio de los feels y me humedecieron los ojos, algo que sólo Umineko puede conseguir con tanta facilidad.

Cuando el concurso acabó, fui a ver el panel. La verdad es que me esperaba que fuese algo más casual, con gente que apenas conociese Umineko o hubiese ido por hacer algo. Pero estaba totalmente equivocado, ya que se notó desde el principio que esa gente eran muy buenos fans y eso me deleitó. Hubo problemas técnicos y empezó tarde, pero las canciones que eligieron y algunas frases de los participantes me pusieron los pelos de punta, ya que creo que fue un muy digno homenaje a Umineko. Antes del panel, la Beatrice de éste vino a preguntarme si había venido solo, ya que también había otra Beatrice (la de la actuación), y que si quería unirme a ellos para hacer fotos después. Me sabía mal ir cuando ya ellos tenían un Battler, pero me acabé animando, y creo que no pude tomar mejor decisión. 

No pude hablar con todos tanto como me habría gustado, pero ver cómo todos compartían la misma pasión por Umineko como yo, me encantó. Poder hablar sin miedo a spoilers, hacer referencias todo el rato, bromear... también invitaron a unirse a la Beatrice de la actuación, y todos pasamos un gran rato a pesar de que dos fuésemos cosplays repetidos. Promesas rotas de ponis blancos, Virgilia arreglando el cosplay a todos, planes de más sesiones de fotos... una verdadera maravilla. Me vino la alergia de nuevo pero esta vez aguanté hasta el final porque estaba disfrutando muchísimo.

Posiblemente me sentí como cuando hace bastantes años, Border of Gensokyo empezó a llenarse de gente con la que compartir una afición, y todos nos lo pasábamos bien. El ambiente no podía haber sido más perfecto. Y sé que a pesar de todo esto me quedo con muchas cosas por decir. Tanto del domingo como de los otros días.

Tras todo esto, cogí el avión de regreso, llegué a casa y me fui a dormir. No me arrepiento para nada de haber ido a Madrid. Y lo más seguro es que regrese, porque he conocido a gente fantástica.

viernes, 8 de mayo de 2015

Increíble

Me hallo completamente anonadado. Sorprendido. Cabreado. Y ante todo, disgustado. Me parece increíble lo bajo que puede caer la gente.

Últimamente no he estado en mi mejor momento, más bien al contrario. Resumiéndolo mucho, me han destrozado la vida. Y tengo muchas formas de justificar esa frase, así que nada de "te lo has buscado tú solito".

Gente que era consciente de ello me animó para moverme un poco, hacer un corto viaje (en el que estoy ahora) y distraerme. Hoy, tras reunirme con una persona y luego con parte del resto, y participar en una actividad (que además hemos ganado), puedo decir que me lo he pasado muy bien. Hacía mucho que no me distraía tanto en un evento.

Pero ni aquí me puedo librar de la crítica y de las acusaciones. Al parecer lo más fácil es interpretar mis acciones de la forma que más le convenga a cada uno, y si además puede perjuriarme o echarme mierda, con más razón. Gente que no tiene ni soberana idea de mis intenciones o de qué me lleva a hacer las cosas se ha puesto a criticarme, y además mis presuntas "acciones" han servido de justificación incluso para los actos de gente que ni siquiera está aquí.

Y eso me decepciona. Me parece realmente triste, que es también como me deja. Yo no tengo necesidad de crear una imagen de mí, ni de esconder nada, y menos mis intenciones. Aunque parezca mentira, y aunque a nadie le dé la gana creerlo a estas alturas, sigo pensando lo mismo que antes.
Pensé que expandiendo horizontes y conociendo gente podría salir del agujero en el que estoy. Pero parece que de nuevo no tenía razón.

Entiendo perfectamente esos casos de gente que se acaba buscando las amistades en otras partes porque en su zona local se ha podrido todo. Yo pensé que si no me querían en un lugar, podría verme aceptado en otro, sin ningún tipo de implicación extra.

Durante la mayor parte del día ha sido así. Hasta que he visto que hay sombras que se extienden mucho más de lo que pensaba. Igual todo este texto suena muy victimista, pero es como me siento ahora mismo: en una caza de brujas por algo que ni he hecho ni pienso hacer.

jueves, 7 de mayo de 2015

Silencio

Tengo libertad para decir lo que quiera. O incluso de escribirlo. Nadie debería echarme en cara lo que pienso o lo que siento. Y sin embargo, en tantas ocasiones, me mantengo en silencio. Porque ha llegado un punto en el que nada puede cambiar, y en el que a nadie le importará de todos modos.

Silencio en mi punto de vista.
En cómo lo veo yo.
En con qué lo comparo.
Y en por qué me atrevo a hacerlo.
En decir por qué el silencio va más allá de lo personal.
Silencio a pesar de querer notificar lo que me han hecho sentir.
Silencio para no herir.
Y también para menospreciar.
Porque las palabras que diga entrarán por una oreja y saldrán por otra.
Silencio para que no se me convierta más en la víctima.
Y también para que los otros no se hagan la víctima, valga la redundancia.
Para que nadie más piense que soy un interesado.
También silencio por el miedo a perder.
Silencio en lo que puedo, o quiero, llegar a sentir.
En los sentimientos mezclados.
En lo mucho más que quiero avanzar.
En reconocer que deseo algo que no depende de mí.
En el motivo real por el que tomo decisiones.
Silencio en los momentos delicados.
Para no ser algo que no quiero ser.
Y porque ya no hay nadie con quien pueda romper mi silencio.


No acabaría de enumerarlo todo.
Este silencio me estanca y me aleja. Pero ahora no tengo confianza suficiente para hablar con nadie de muchas cosas.


Y si lo hiciera, y realmente pudiera importarle a alguien... todos los casos serían completamente destructivos para todos. Y me incluyo.

Si tan sólo no se me acumulara tanto dentro, o si pudiera sacarlo...

Conversation

The world is difficult in many ways, and nothing ever works out the way you think it will. There are countless things you hate, and the seeds of anguish... 

Though it doesn't evaporate entirely, what you considered your daily life crumbles away before you realize it, the routines you thought you could rely on no longer works, and your body and soul are worn out by it so completely, that you suddenly sink to the ground. 

Sometimes I collapse in frustration, but I can still persevere as long as my love is strong. If the person I love stands next to me, I can stand strong and walk proudly.

"If a stranger saw me right now... I wonder what they'd think. I'm hiding under the floor of a shrine. They'd probably think I was a thief."
"Maybe. But pretty much every human is a thief, more or less. The only thing the lot of you have on your minds is to steal what others have."
"Is that so?"
"It is. Didn't you come to realize that more than anyone -more than anyone else in the world- these past few days? Well?"
"But I think there's a lot of people who aren't like that."
"It's more like there are times when people aren't like that. You're just talking about how they behave at certain points in time. Good people turn evil at the drop of a hat, and the opposite also holds true. The people you've faced so far have all been like that. Did you forget? Well?"

The pounding rain was disturbing our conversation, but I knew what he meant.

I wanted you to chase me here.
I wanted you to save me.
And I wanted to be exterminated.

lunes, 4 de mayo de 2015

Insomnio ocasional

Solía ser una persona a la que no le costaba dormirse. Pero desde hace bastantes meses, tardo mucho en hacerlo, me desvelo fácilmente, y a la mínima que algo me molesta me despierto. Y esto no me gusta, ya que me encantaba dormir, y sobre todo soñar. Esto último lo sigo haciendo, aunque el contenido es monotemático.

El motivo por el que no duermo... bien lo sé. Está todo en la cabeza. Pienso demasiado, en los hechos pasados y en los futuros. Hoy por ejemplo, me he puesto a pensar en lo que está por venir. Tanto a corto plazo, en referencia al próximo fin de semana, como a largo, en cuanto a lo que me espera este año.

Me planteo demasiadas incógnitas y le doy muchas vueltas a todo. Pero es que siempre he sido así de curioso y me gusta averiguar la verdad, por lo que pienso y pienso hasta que llego a una conclusión, si es que la hay. Planteo decenas de posibilidades en mi mente, caminos, opciones, situaciones. En ocasiones así incluso llego a creerme que tengo una gran mente, capaz de recordar y relacionar conceptos con facilidad... hasta que tocan exámenes. Será selectivo, supongo.

Sea como sea, no duermo bien por culpa de ello. De mis recuerdos, tristezas, sueños, planes, esperanzas, futuros, decepciones, amores... un verdadero compendio de emociones desordenadas y en caos que nublan mi propia existencia y hacen que me haga preguntas que me cuesta responder, y cuya respuesta depende de cómo me sienta en cada momento. A veces, me hago culpable de todo lo que pasa. A veces, me libro de culpas y veo la razón en los hechos. Y acabo descubriendo las mentiras y las decepciones que se esconden en la sombra del pasado, que se extiende hasta el presente.

Quiero volver a dormir sin preocupaciones. Quiero volver al paraíso. Porque si no, sólo me queda el infierno.

domingo, 3 de mayo de 2015

Aria di Mezzo Carattere

Como consecuencia de varias cosas que han pasado esta noche, me apetece publicar esto.



Oh my hero, so far away now.
Will I ever see your smile?
Love goes away, like night into day.
It's just a fading dream.
I'm the darkness, you're the stars.
Our love is brighter than the sun.
For eternity, for me there can be,
Only you, my chosen one...
Must I forget you? Our solemn promise?
Will autumn take the place of spring?
What shall I do? I'm lost without you.
Speak to me once more!
We must part now, my life goes on.
But my heart won't give you up.
Ere I walk away, let me hear you say
I meant as much to you...
So gently, you touched my heart.
I will be forever yours.
Come what may, I won't age a day,
I'll wait for you, always...

sábado, 2 de mayo de 2015

Below

Even if it can't be measured as the same.

Even it it's different.

I don't remember such facts.

At the end, the only one was me.

The one who couldn't be didn't have to be bought by anybody.

Luckily I'm alone today. Nobody will hear my screams of truth or my terrible words and insults.

I'd like to shout them at your faces. All of you.

Yet I'd prefer to never see any of you again in all my life.

Just die. Begone. Disappear. And suffer, you liars. You traitors. You hypocrites.

And at the end, realise that you've lost more than you've all won.

Just like me.

...It's more about what I've already said than what I can't even speak of.

viernes, 1 de mayo de 2015

Compromiso

¿Qué es el compromiso?
¿Qué ha sido para mí? ¿Y para los demás?
Mirando en retrospectiva, ya no lo sé.
Pensaba que poniendo de mi parte todo iba a salirme siempre bien.
Que hacía las cosas con seriedad.
Planes de futuro, poco a poco pero con los pies bien firmes.
Para al final, acabar hundiéndome en unas arenas movedizas.
En las buenas, en las malas, y en las que no quería ni seguir existiendo.
Ese compromiso me acababa salvando de todo.
Creaba ilusión en mis actos. Luchaba por todo lo que quería.

Si algo he podido aprender, es que todo eso no sirve para nada.
Porque comprometerse es confiar. Y ser el único que confía en el futuro te deja solo.
Ni voluntad, ni amor, ni deseos, ni ilusiones.
Siempre estuve jugando solo a este juego.
Porque al parecer yo estaba en una liga diferente donde abandonar era impensable.
Lanzaba la pelota a una pared, y por eso volvía a recibirla. Pero las paredes se rompen.
Y con ella, los sueños. Los planes. El futuro maravilloso por el que tanto quería luchar.

¿Soy el único que no es un cobarde?
¿O más bien soy el único que es un iluso por creer en algo con todo el corazón?
Sólo sé que nadie me podrá dar una respuesta ni demostrarme lo contrario.
Aunque realmente quiero volver a ser feliz.
Volver a bucear en ilusiones aunque siga teniendo ese miedo eterno de que se rompan en mil pedazos, y yo de nuevo junto a ellas.
Porque he conocido el paraíso.

Qué asco de mundo.
Últimamente lo digo mucho.

--------------

Son casi las 6 AM y no he dormido nada. No sé ni lo que escribo. Bueno, sí: lo que pienso, como siempre.