viernes, 31 de julio de 2015

Cosmakers

Llevo tiempo pensando en escribir esta entrada. Hoy me he acordado y... allá voy.

Voy a hablar un poco sobre los/as cosmakers, un término que pocos conocen y muchos confunden. Para empezar, voy a intentar aclarar la diferencia entre cosplayer y cosmaker, y luego explicaré mi punto de vista.

Se denomina cosplayer a la persona que lleva un cosplay. Hasta aquí llegamos todos. Durante años la gente ha llevado cosplay y lo ha podido disfrutar como ha querido. Sin embargo, cosmaker es la persona que no sólo lleva cosplay, sino que también lo ha hecho.

Muchos pensarán que eso es lo de menos, que al fin y al cabo lo importante es disfrutar de la afición. Yo, hace años, no le veía importancia. Aunque tampoco era un término que se usara. Sin embargo, han ido pasando los años y cada vez he visto más lo mucho que diferencia a un cosplayer ser partícipe del proceso creativo de su cosplay. Y es que a medida que el cosplay se ha hecho popular, han proliferado tiendas (físicas y online) especializadas en venta de cosplay, así como personas bendecidas con el talento y la experiencia cosiendo o haciendo props, que aceptan encargos para otras personas.

Y es que es así. ha pasado el tiempo, y al final no se sabe si la persona que lleva un cosplay tiene detrás el mérito de haberlo hecho. Yo mismo, por ejemplo, no tengo ni idea de coser. Como mucho sé hilvanar, pero ni idea de patrones o de usar la máquina. Sé qué tipo de tela puede servir para cada cosa, y es algo que he ido aprendiendo a medida que he visto cómo lo ha hecho la gente. Sí que es cierto que soy capaz de hacer props simples, y no miento si digo que quiero mejorar en ello. Pero a la hora de coser, he encargado varias veces el cosplay a otra persona. Y muchos otros los compran por Ebay. Y eh, lucen muy bien y proporcionan la misma diversión. Pero no lo han hecho ellos.

Así que en resumen, cada vez había menos cosplays caseros. Con los años, los cosplayers que realizan todo el proceso de creación ellos mismos tuvieron la necesidad de querer poder decir "eh, que esto lo he hecho yo", que cada vez era lo menos normal y lo más complicado. Y a muchos se les tachaba de elitistas o prepotentes, con argumentos como "qué más da, lo importante es que lo lleves y te lo pases bien".

Sí, ese argumento es innegable. Al final todo es una fiesta donde se trata de pasárselo bien en la piel de un personaje. Pero estamos hablando de un extra a eso, que es el camino por el cual se llega a ese punto en el que se puede lucir un cosplay. No es lo mismo hacer clic en Ebay y esperar 1 mes, que estarse unas cuántas tardes currándose un traje.

No pretendo desacreditar al primer grupo por ello. Cada uno debe aceptar sus capacidades, su bolsillo, o su tiempo. Si trabajas a jornada completa y no tienes tiempo ni para ti, veo normal que te compres un cosplay o lo encargues. O si quieres llevar algo muy complejo y no tienes ni idea de por dónde empezar. O a lo mejor es que directamente sólo quieres llevarlo, y no molestate en crearlo. Se trata de apreciar el extra que los cosmakers han hecho al currárselo todo. Porque tiene más mérito, y punto.

Así que la próxima vez que veáis a alguien que se etiqueta como cosmaker, daos cuenta de que es su forma, sin ser prepotente o elitista, de decir que lo que llevan ha sido creado con su sudor y lágrimas. Y a veces merece la pena quitarse el sombrero por ello.

miércoles, 29 de julio de 2015

Inalcanzable

Abrí los ojos y te vi ante mí. Con esa sonrisa imperecedera, esos ojos tan hermosos, y ese pelo que tanto quería acariciar, aunque entonces aún no lo sabía. Algo en mí se paró. Parte de mi corazón se quedó en ese lugar. A partir de ese momento, por mucho que cerrase los ojos no podía dejar de verte. No tardaste en pisar los dominios de mis sueños.

Oí tu voz. Alegre, viva, y llena de energía. Y tus acciones y tus gestos la acompañaban, y dejaban bien claro que vivías cada momento como si fuese el último. Eras capaz de crear calor hasta en el corazón más frío. Y el mío estaba criogenizado.

Quise hablarte. Darte la mano. Pasar las noches conversando contigo. Pero algo en mí decía que no era bueno. Que tenía que parar. Dejar de verte de esa forma. Mi razón se antepuso a mis emociones.

Eras ideal. El fuego que mi vida necesitaba. Pero se trataba de un fuego peligroso. Un fuego que se expande libremente y nunca se extingue. Libre como el viento, inatrapable, inalcanzable. Cada vez que te veía notaba cómo por mucho que alargase el brazo jamás llegaría a tocarte. Por mucho que corriese, nunca te atraparía. Y si me acercase mucho, saldrías volando con tus alas, porque no hay jaula que pueda retenerte. Yo quería hacerte muy feliz, pero sabía que tú no podías serlo más.

Eras como un ángel viviendo en una nube. Y yo tuve que bajarme de ella. Tocar con los pies en el suelo y darme cuenta de que mi cerebro tenía razón. Aunque quería abrazarte, te habrías esfumado entre mis brazos. Pensaba en tu nombre y lo veía escrito al lado del mío para siempre, pero eso no era más que un deseo imposible.

Y así me alejé de ti, intentando olvidar lo que sentí.
...Aunque no llegué a lograrlo.

sábado, 18 de julio de 2015

Ventana a mi alma

Anoche estuve pensando en este blog. En su objetivo, en su contenido, y en su futuro. No tuve muchas respuestas, la verdad. Acabé llegando a algún blog personal más y vi que en él se daban opiniones. Y yo también he hecho eso en varias entradas.

Sin embargo, en el último medio año el blog se ha convertido más bien en una forma de expresar lo que me ha pasado. Ha sido la única ventana que he abierto para ventilar mis pensamientos y mis sentimientos, expresarlos, y que quede constancia de ellos. Y la verdad es que en más de una ocasión me he contenido, y hay varias entradas sin publicar en las que me desahogo un montón.

Sea como sea, ahora leo muchas de mis entradas y no me gustan. Sí, lo escribí todo yo, pero están influenciadas por emociones volátiles que han ido yendo y viniendo. Se nota mucho cuándo tenía un buen día y cuándo empezaba a hundirme un poco. Pero de todas formas no las voy a borrar. Aunque muchas no sean la parte más bonita de mí, hablan de cosas que han marcado mi vida. Y es que el pasado, por desgracia, no se puede eliminar.

Así que a partir de ahora me centraré en publicar entradas de opinión, de nuevo. O de sucesos que me pasen en el día a día. O relatos y críticas, como hacía antes. Dudo mucho que siga con las traducciones ya que en ese campo me estoy centrando en un proyecto personal que va para largo. Ya haré spam cuando esté hecho.

En fin, espero que el contenido que suba ahora sea más interesante que hasta ahora.

viernes, 17 de julio de 2015

Payback

Slow.

Cold.

Sweet.

Cruel.

...Revenge.

They call me the betrayer. In fact, it was I who was betrayed.

Se acercan tiempos interesantes.

Edit: Al parecer sigue habiendo gente lo suficientemente interesada en mis escritos como para intentar hundirme más. Pero lo que no saben es que se acerca una tormenta enorme.

jueves, 16 de julio de 2015

Sueño 15/07/2015

Caminaba por un pueblo. No era un pueblo que recordase, pero la plaza era enorme y cuadrada. Y cuando digo enorme, hablo de una plaza monumental, con mosaicos por el suelo, y en uno de sus extremos había un gran edificio de arquitectura gótica. Y en uno de los bancos, estabas tú. ¿Qué te habías hecho en el pelo? No importaba, te quedaba bien igual.

Y cuando me viste, sonreíste. Yo me senté a tu lado, y las palabras salieron de forma natural. Toda tu respuesta fue una sonrisa y un abrazo. Y así empezamos. Nos levantamos y empezamos a caminar. Eras más bajita de lo normal, pero podías apoyarte en mí con comodidad. La gente nos miraba al pasar, al parecer nadie se creía lo que estaba viendo. Pero yo sabía que era cierto.

¿Qué había pasado para llegar a este punto? No recordaba que hubiese habido un cambio tan grande. No hace tanto éramos casi desconocidos. Pero no quería pensar en ello. Para mí, darte la mano y caminar a tu lado era más que suficiente. Y entonces me tomé la libertad de pedirte algo y obtenerlo sin esperar respuesta. Te robé un beso, y tú te reíste con picardía. Por algún extraño motivo pude notar con detalle la forma de esos labios, la textura, e incluso reconocer un sabor dulce. Y mis palabras fueron "no sabes cuánto he querido hacer esto".

Tras andar un rato más, llegamos a una estatua, un monumento. No recuerdo de qué era, pero estábamos cerca del mar. Se podía ver a lo lejos y la brisa marina me refrescaba la cara. Ahí estaban tus amigos. Yo conocía a algunos, pero no a la mayoría. Me los presentaste, y ellos se alegraron de verme ahí. Nos sentamos el uno junto al otro, y empezamos a reírnos todos juntos.

Entonces desperté. Todo había sido un sueño. Uno de los más agradables y reconfortantes de los últimos meses. Enseguida lo acepté, y lo primero que pensé fue "ojalá esto se haga realidad".

No he podido quitarme el sueño de la cabeza en todo el día. Pero en eso se va a quedar, en un sueño.

Me he permitido el lujo de dejar una pequeña pista en el texto con la identidad de esa persona. Aunque ahora que lo pienso, es bastante difícil.

miércoles, 15 de julio de 2015

½

Y aún con una felicidad 100% superficial y para nada completa.

No sé ni qué está pasando con mi vida, ni qué voy a hacer con ella.

Estoy perdido.

martes, 7 de julio de 2015

Long way

"¿Por qué sigues vivo?"
"Para no morir."
"¿Es que no tienes ilusiones?"
"Tengo más inseguridades que ilusiones."
"¿Qué es de tu vida?"
"Llevo 6 meses encerrado en casa. En dos ocasiones contadas pasé la noche fuera."
"¿Cuándo saldrás de nuevo?"
"Este mes. Pero tengo miedo del mundo que me encontraré."
"¿Qué pasa con el amor?"
"Moriré de la misma forma en la que ahora vivo. Solo."
"¿Y esos anhelos que tienes?"
"Simples sueños sin fundamento. Espejismos de un corazón vacío. Metas imposibles."

...Algo está roto dentro de mí. Y no hay nadie capaz de arreglarlo.
Me pregunto si algún día esta rutina cambiará. A diario me despierto, y entre comidas me quedo tumbado o sentado, mirando el techo, sin nada que hacer. Deseando que llegue la noche y me entre el sueño para que las horas pasen más rápido. Encuentro autoengaños con los que finjo disfrutar durante cortos ratos, hasta volver a la cruel realidad.

Odio la muerte con toda mi alma. Siempre he soñado con la vida eterna. Pero no le veo sentido a vivir de esta manera. Así que mi única solución es seguir existiendo de esta forma hasta que el mundo cambie. Y eso es algo que con toda certeza no ocurrirá. Y es que por mucho que yo me mueva, no pasará nada.

Este bucle eterno acabará conmigo algún día.