viernes, 30 de diciembre de 2016

Feliz

Sinceramente, nada me alegra más que saber que estás feliz.

Y a la par, a estas horas de la madrugada, lo que más quiero es no convertirme en alguien prescindible.

Porque a pesar de la que me está cayendo, mis primeros pensamientos son siempre sobre ti.

martes, 27 de diciembre de 2016

A dormir.

Menos mal que hoy no he tenido un mal día.

Menos mal que mis ánimos estaban bien.

Menos mal que no he dejado que la inseguridad me coma la cabeza antes de dormir.

Y menos mal que sé que me quieres.

Boba. Qué ganas de hacerte sonreír con mis besos. Qué ganas de oír ese simple hechizo que me alegra todo el día.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Contigo

Cualquier persona que me conozca mínimante sabe que no tengo especial afección a estas fiestas. No las celebro desde hace años, y no me gustan los regalos. De hecho, este es el primer año que he podido librarme de todos los compromisos y quedarme solo en casa hasta principios de enero. Hasta ahora iba por quedar bien o por compromiso.

Pero el hecho de saber que tú estás ahí, feliz, y yo no puedo compartir este momento contigo... no me gusta. Por una vez, me gustaría poder hacer algo. Pero no por mí, sino por ti. Porque quiero que estés con quien quieres estar, porque para ti estas fechas significan mucho más que para mí. Porque para mí... no significan nada.

Al menos hasta ahora. El significado a partir de ahora es hacerte más feliz aún pudiendo darte lo que quieres.

Espero lograrlo.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Duerme.

Ahora que estoy en la cama, me viene el antojo de escribir.
Seré breve, pues el móvil no da para tanto. Y odio el formato que le da.

Me pregunto qué estarás haciendo en este momento. Bueno, seguramente dormir. A pesar de las molestias por tener que cambiarte de habitación por hoy. Ha sido un día cansado y te mereces un buen descanso.

¿Cómo estarás durmiendo? Te imagino medio tapada, quizá abrazada a una almohada. Ojalá esa almohada fuese yo. Ojalá pudiese llenar cada día la soledad de tu cama. Los ojos bien cerrados y la boca algo abierta. Tu relajada respiración se propaga por la habitación, prueba de que por fin tienes el descanso que te mereces.

En mi mente te veo de esa forma, y nada me gustaría más que poder acariciar tus blancas mejillas suavemente mientras duermes, y taparte del todo para que no pases frío. Me encantaría cuidar de ti y que fueses lo último que viese antes de caer rendido a tu lado.

¿Y tus sueños, cómo serán? ¿Sueñas cosas extrañas, o se trata de una situación más normal? Sea como sea, espero que no sea nada que te asuste o que te produzca malestar. Y puestos a pedir, ojalá sueñes conmigo y con todo el amor que quiero darte.

Voy a hacer lo mismo que tú, y voy a intentar buscarte en mis sueños. Así podré despertar con una sonrisa. En mi cama, al igual que tú, solo estoy yo. Pero en mi corazón está tu presencia, y con eso hay más que suficiente.

Descansa, mi vida.

martes, 20 de diciembre de 2016

Status

Estoy enamorado.
Muy enamorado.
No es algo que vaya a desvanecerse pronto o con el tiempo.
Soy feliz.
Estoy perdiendo el miedo poco a poco.
Estoy ganando confianza cada día que pasa.
Me está ayudando a mejorar como persona.
Creo que yo también la ayudo a eso mismo.
No voy a dejar que pase nada malo.
La amo.
Todo ha sido gracias a ella.
Le debo mucho.
Le debo todo.

Gracias. Sigamos juntos por este camino sin fin.

domingo, 18 de diciembre de 2016

Amor

Una palabra tan simple. Cuatro letras que pueden cambiarte la vida.

No, no es un mito. Mucha gente decide prescindir de ello, pero yo he decidido abrazarlo con todas mis fuerzas. Al principio tenía dudas, muchas dudas. ¿Por qué?

Todo empieza en 2009. O 2010, ya ni me acuerdo. Ahí es cuando empecé a pensar eso de "oh, qué bonito es el amor". Decidí vivirlo con intensidad, pero no tardé en darme cuenta de que me equivocaba. Y mal escarmentado, pensé que la solución era algo tan simple como volver a darlo de forma precipitada. Y al principio parecía ir bien. Pero de nuevo, acabé experimentando lo peor de esta emoción. Doblemente apuñalado, traicionado, y pisoteado.

Consideré que esto era lo normal. ¿Cómo la gente podía prácticamente dejar su corazón a manos de otra persona, si el resultado siempre iba a ser dolor y sufrimiento?

Entré en un período de miedo. Dejé de creer en ello. En el fondo quería gozar de eso que a tantos les salía bien, pero ya tenía claro que a mí no me iba a pasar. Iban a volver a engañarme, a hacerme daño. No debía confiar en nadie.

Hasta que llegó ella.

Poco a poco, mes tras mes, fue rompiendo mi escudo. Volví a caer en ese sentimiento. Y al principio no quería, porque el riesgo era demasiado alto. Pero más y más tiempo pasó. Y decidí intentarlo, a pesar de los riesgos. Para nuestro primer intento ya lo tenía claro. Aunque era el único.

Ha costado. Ha costado mucho tiempo, mucha intimidad, y mucho cariño. Pero ahora sí puedo afirmar que, por fin, lo que tanto quería ha llegado. Algo que en todos los años anteriores no había vivido. Algo que sí que me llena al 100%, y lo que no me arrepiento para nada. Algo que si acaba me destrozará como nunca. Pero no pasará. No esta vez.

¿Y sobre ella? Qué decir. Es la más bonita. Pero no porque yo lo diga, sino porque lo es. Tiene un rostro angelical, con unos ojos que te derriten al mirarte. Sus labios son tiernos, carnosos, y grandes, y cada uno de sus besos es una bendición por la que mataría. Su pelo es la cortina tras la que quiero estar cada día de mi vida. No hay noche que no desee acariciárselo hasta que se quede dormida a mi lado.

La reacción que me provoca cada vez que pienso en ella o cada vez que la veo no es normal. Solo pienso en abrazarla, en besarla, en acariciar cada centímetro de su piel. En sumergirnos entre mantas y que las horas pasen sin que nos demos cuenta mientras nuestros cuerpos se funden en uno solo. Nunca en la vida había sentido algo así.

Pero lo mejor de todo es su sonrisa. Su felicidad, y cómo la comparte conmigo. Todos nuestros momentos juntos. Los que han pasado, y los que están por venir. Todos los viajes, las películas, los cosplays, los besos, las cenas, los fines de semana... y todas las mentiras enterradas.

No sé qué es lo que ve en mí. Lo único que sé es que no quiero que deje de verlo jamás.

Diría mucho, muchísimo más. Pero no quiero ser la envidia de todos los que me lean.

Y a ti... buenos días, mi diosa.

martes, 13 de diciembre de 2016

"Ánimo"

Por fin, una entrada. Llevaba unos días con más faena de lo normal y con muchas cosas que quería hacer. Pero tenía ganas de escribir esto.

"Ánimo" es una palabra que empleo para intentar enardecer a la gente, para infundir energía, motivación y positivismo. Pero a veces pienso que el simple hecho de decir eso, de desear que la palabra tome poder y el mensaje se cumpla... no sirve para nada.

Doy ánimos. Digo que estaré ahí para lo que sea. Me presento como un apoyo o como alguien positivo en momentos en los que creo que es lo que se necesita. Pero luego lo pienso y creo que no hay nada que pueda conseguir. Ni aunque lo dijera en persona, ni aunque agregara un masaje o una cena casera.

¿Cuánto más tengo que decir "ánimo"? ¿Cuándo podré hacer algo que realmente sea de ayuda? Porque no hay nada que quiera más.

Quiero dar mucho de mí. Todo. Quizás demasiado. Y más aún, quiero el éxito en esa tarea.

Porque al final, el resultado será una sonrisa. La más bonita del mundo.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Inciso

Even if the inside of my head's filled with worries
I gotta keep thinking that it will all surely go well.

Inner demons

¿Sigues ahí, verdad?
Nunca me he ido.
Ya lo imaginaba. Llevas unos días amargándome.
Solo intento hacer que te des cuenta de todo.
Me estás perjudicando. Pero lo peor de todo es que haces que sea inseguro con ella. Y eso no te lo puedo perdonar.
¿Inseguro? Lo que eres es un iluso. ¿De verdad confías en ella?
Sí.
¿A pesar de que todo el mundo te haya demostrado que no puedes confiar en nadie?
Así es.
Eres más tonto de lo que pensaba.
No, no soy tonto. Estoy dispuesto a creer en ella porque me quiere de verdad.
Vamos. ¿Quién te asegura que cualquiera de estos días no se va a ir con otro y tú no vas a enterarte?
Ella.
¿Y te lo crees?
Sí. Los únicos motivos por los que no la creería es por tus malditos susurros. Pero ella me entiende. Sabe por lo que he pasado. Conoce mis miedos. Y me quiere ayudar. Y yo a ella.
¿Cómo puedes creer tan ciegamente simples palabras?
Porque no son solo palabras. Porque es su voluntad. Porque es lo que me demuestra. Porque en la situación contraria, ella haría lo mismo. Confiaría en mí.
¿De verdad crees que todo el mundo es tan entregado y fiel como tú?
No, sé que no todo el mundo es así. Pero ella lo es. Si no lo fuese, no estaría así conmigo. Ha tomado una decisión y está contenta con ella.
¿Y quién te dice que no cambiará? Todo el mundo se acaba cansando de ti. Y a lo mejor no eres más que un capricho.
Claro. Nadie puede asegurármelo. Pero por eso la voy a hacer feliz. Voy a darle motivos para que no tenga que planteárselo. Voy a asegurarme de que si le queda la más mínima duda, la olvide.
¿Y qué hay de las terceras personas que rondan por tu mente?
No caben en la ecuación. Todo es sobre ella y sobre mí. Y ella no va a dejar que nadie externo influya. No a estas alturas.
Eres un iluso. Vas a acabar destrozado.
No. Voy a acabar feliz. Y lo más importante, voy a acabar con tu existencia. No me sirve con encerrarte en lo más profundo de mi ser. Esta vez tengo que eliminarte por completo. Tú eres el primero que no cabe en mi vida ahora mismo. No voy a dejar que hieras a quien más quiero.
Mucha suerte. La necesitarás.
No tanto como crees. Tengo un arma.
¿Y cuál es?
Ella.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Lucha

Imaginad una lucha. Una que dais por perdida. Una en la que sois el débil. Una lucha en la que ya sabes de antemano que vas a perder, pero en la que te metes por cabezota. O por ser fiel a lo que sientes. O porque crees que es lo único por lo que merece la pena luchar hasta caer muerto.

Y de repente, por sorpresa... la victoria en vuestras manos. El resultado que más deseábais pero menos esperábais.

¿Y ahora qué?

La respuesta está clara. Y si alguien no la comparte es que nunca hizo esta lucha con sinceridad.

Ahora hay que vivir la victoria el resto de vuestra vida. Y no dejar que nada ni nadie os la quite.

Porque esa victoria representa vuestra felicidad. Y seguramente la de más personas.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Loading

¿Cuánto tiempo más necesito para deshacerme de esto? ¿Cómo es posible que me haya afectado tantísimo? Por favor, desaparece de una vez. No te necesito y solo vas a traerme problemas. Y como se los traigas a otra persona además de a mí, no te lo perdonaré jamás.

Lo peor de esto es que es un monólogo con una parte de mí que desearía no tener.

No quiero seguir teniendo bajones esporádicos.

jueves, 17 de noviembre de 2016

2nd

Hay heridas que solo sanan con amor.

Disculpa

Perdóname.
Perdona mis miedos.
Perdona mi egoísmo.
Perdona mis palabras.
Perdona mis odios.
Perdona mis errores.
Ayúdame.
Quiéreme.
Acéptame.
No dejes que nadie lo estropee.

Conviértelo en lo que queremos que sea.
Y no dejes que cambie nada hacia peor.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

5AM

Son casi las 5 de la mañana y aquí estoy, con mucho sueño pero sin poder dormir, y con pensamientos en la mente que no debería tener. Pensamientos que debo olvidar, y que no deberían importarme lo más mínimo. Sin embargo, ahí están. Provocándome un malestar innecesario. ¿Qué le pasa a mi cabeza? ¿Qué es eso que está tan mal dentro de ella?

Necesito que llegue ya la semana que viene.

martes, 15 de noviembre de 2016

PD

Ahora que estoy en la cama, solo quiero decir dos cosas para añadir a la entrada anterior.

-Primero, que haber encontrado una persona que esté dispuesta a ayudarme con este problema es lo mejor que me ha podido pasar. Porque no es una cualquiera que quiera estar conmigo por estar y no valore los cimientos que necesito y los (muchos) defectos que tengo.

-Segundo, que el sueño me posea pronto. Porque mi mente sigue maltratándome con pensamientos que no debería tener y las náuseas empeoran. Y porque así al despertar faltará menos para oír su voz.

Confianza



Esta noche se ha hecho más que patente que tengo un problema. Arrastro una serie de malas experiencias que me han cambiado para peor. Y por culpa de ello creo que he hecho daño a quien más me importa.

Me he dado una hostia enorme contra una pared que era mucho más sólida de lo que pensaba. Mi mente se ha colapsado durante un instante y he sentido una angustia que no sentía desde hace años. Luego, las palabras han empezado a brotar de mi boca a la vez que mis lágrimas. Me he sentido mal, muy mal. Asqueroso, egoísta, celoso. Todo lo negativo del mundo.

Durante un momento, furioso. Por haber sido mentido. Por darme cuenta de que algo que yo creía único había sido una ilusión. Solo quería desaparecer.

Parece que poco a poco mi cerebro ha vuelto a funcionar. Ha atado cabos. Ha intentado comprender el motivo por el que había pasado. Pero no lo ha aceptado de buenas. Lo rechazaba, lo golpeaba con furia, y odiaba sentirme así. No sé qué es lo que me ha calmado al final. Solo sé que lo he conseguido.

¿Por qué necesito esta constante certeza? ¿Por qué a la mínima que pasa algo el miedo me asalta y me bloquea los pulmones? ¿Es para que las heridas no se abran de nuevo? ¿Es para verificar que no estoy en el camino equivocado?

Lamento tanto mi reacción. No he sido maduro. No he aprendido a solucionar mi problema. He hecho pasar un mal rato a quien quiero. La he hecho sentir culpable, en vez de pensar que a lo mejor ella era quien peor lo estaba pasando. No me merezco nada.

Hablar durante horas me ha ayudado. Me he podido calmar, pero creo que estas náuseas durarán unos días más. Solo necesito sus abrazos, solo necesito que mi mente lo olvide, y seguir centrándome en lo que es importante de verdad.

Y en el fondo, por mucho que haya sufrido o por mucho que me haya dolido esta noche. Por mucho que intentara poner una sonrisa al final para ver si se me quedaba. Por mucho que haya sido sincero con mis sentimientos... creo que esto me ha ayudado. Necesitaba este golpe. Necesitaba caer herido para poder levantarme. Porque ahora sé que a partir de ahora esto no me va a doler más. Este muro ya ha caído.

Solo hay dos cosas que quiera decir hasta la eternidad.
Lo siento
y...
...te quiero

Te aseguro que te demostraré que no has tomado la decisión equivocada.

martes, 8 de noviembre de 2016

Last

Lo he pensado mucho. Creo que esta es mi última oportunidad. Y creo que es por eso que quiero que todo vaya lo mejor posible. Si ahora fracaso, si ahora esta felicidad se escapa de mis manos... creo que no podré volver a tenerla nunca más.

Me imagino mi vida como una cuenta atrás. Una mecha que se va consumiendo como un contador. El camino es largo, pero atraviesa diferentes zonas. Entre cada zona hay una puerta. Y cada puerta me informa de lo que debo llevar al otro lado, pues allí no podré encontrarlo.

De esta forma me he traído mi irresponsabilidad, mi ingenuidad, y todo lo que a partir de cierto punto ya no podré recuperar. Pero en la próxima puerta lo veo muy claro: el amor.

No voy a pasar por esa puerta sin él. Me niego. Porque sé que una vez la cruce, no volveré a encontrar nada similar. O porque sé que si lo pierdo, quedaré mutilado de por vida.

Es irónico que por mucho que me pueda llegar a esforzar por mantenerlo, no sea una decisión únicamente mía.

No eres tú, soy yo.

Que me quemen vivo si alguna vez menciono esas palabras con ese significado. Que me cuelguen, pues habré perdido los principios que me guían.

---

Desde el móvil no me expreso tan bien como me gustaría. Y a la par, el formato es mínimo. Pero es en la cama cuando más me apetece escribir.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Incrédulo

Llevo unos días con una felicidad que dudé poder volver a sentir. Estoy recibiendo el mismo amor que doy. Es recíproco, y me parece un milagro. Me está diciendo palabras que hasta ahora nadie me había dedicado. Lo daría todo por poder estar así para siempre. No tengo palabras para poder expresarlo todo.

Y sin embargo, en el fondo de mí, hay un demonio que me hace temblar. Un miedo a que todo esto pueda acabar, a que sea un capricho, a que repensándolo haya un cambio de opinión. Ambos tenemos las cosas claras, y ahora que veo que esta situación es posible es cuando menos probable es que me rinda. Tengo todos los motivos para luchar.

El amor mueve mis pasos y el miedo a perderlo hace que los dé con cuidado, con demasiado cuidado. Esto no es un error, aunque no la merezca. Ella es un sol, una estrella radiante y llena de vida. Yo soy un cuerpo inerte sin vida, solo reconocible gracias a la luz que ella me proporciona.

La necesito más de lo que pensaba. Y a la par se acaba de convertir en mi mayor debilidad.

Solo quiero que esto salga bien. Espero cumplir las expectativas.

Porque las mías son muy básicas. No quiero ser un juego.

martes, 1 de noviembre de 2016

Empty

Nunca en la vida había notado la cama tan vacía como hoy. Me falta una presencia, una respiración, un cariño.

Esto va a ser duro. Muy duro.

Recordadme por lo mejor de mí. Recordadme por mis hazañas. Recordadme por mis chistes malos. 

Recordadme por mi pasión.

Recuérdame por mi amor. Porque sigue vivo, oculto y en llanto... pero vivo.

martes, 25 de octubre de 2016

Madrugada

Por qué me dará por pensar en cosas tan deprimentes a estas horas. En esos bad endings en los que nada sale como quiero.

Quizá sea porque en el fondo ya sé que me va a tocar vivir uno de ellos. O mejor dicho, otro más.

Me pregunto si algún día las cosas irán como me gustaría. Y yo mismo me doy una respuesta: no.

A ver quién duerme ahora.

lunes, 24 de octubre de 2016

Extra

Parte 2.


Inmóvil



Así es como estuve. Inmóvil. Y al parecer el destino habría escogido otro camino para mí si hubiese tenido menos miedo, si hubiese sido yo mismo.

Al menos me alegro de saberlo. 

Hay felicidad ahí. Y eso es lo que importa.

Y al parecer... no es el único sitio por el que no he estado en el que va a haber felicidad. Me alegro de que todo salga bien.

Falto yo. Pero eso no llegará.

Parece que cada vez que alguien es feliz es porque me roba mis posibilidades de serlo.

Ya sabéis. Acercaos a mí. Luego alejaos a tiempo. Ese es el ritual para tener buena suerte.

domingo, 23 de octubre de 2016

Blank

En días como hoy solo quiero desaparecer.
Porque odio cómo soy. Porque no puedo ni siquiera dar felicidad a quien quiero.
Desaparecer de aquí y de la memoria de todo el mundo.

Restless

Tengo algo en el pecho que hace que el corazón me lata rápido. Demasiado rápido. Y llevo así muchas horas. Demasiadas horas. Me tiemblan las piernas, y tengo el estómago revuelto. Es el miedo, es la preocupación, es el no tener certeza. No hay certeza porque no ha habido milagro.

Y no es por lo que pueda pasar. Porque si hay algo que tengo es confianza, al menos confianza en el ahora. Es por lo que pueda cambiar. Por cuándo cambiará. Por el hecho de que no podré hacer nada para evitarlo. Y por la incerteza de si cambiará o no cambiará. Aunque hay palabras que se repiten eternamente en mi cabeza.

Ahora estoy "bien", solo algo preocupado. Una preocupación que ni siquiera debería tener, pero supongo que cuando se está en una situación como la mía es inevitable.

Esto es lo que tengo que trabajar. Esto es en lo que tengo que mejorar. Y no solo por mí.

EDIT: Y como si de una casualidad divina se tratase, se me acaba de demostrar lo imbécil que soy.

martes, 18 de octubre de 2016

Reflexión parte 2

Siguiendo con la reflexión de ayer, creo que he llegado a una conclusión final.

Si alguien quiere mentirme, engañarme, aprovecharse de mí... lo hará. Da igual mi mentalidad. Mis acciones solo me influyen a mí, y no a terceras personas. Es por eso que por mucho que lo piense, si tengo que recibir la puñalada la recibiré. Y si no tengo que recibirla, no. Simple. Lo único que yo puedo cambiar es mi actitud, mi mentalidad ante esta posibilidad.

Quiero creer que todo irá bien. Quiero mirar a la gente con buenos ojos. O con malos, si tengo mis motivos para hacerlo. Lo único que falta es que sea recíproco y no me decepcionen más. Ya van demasiados años.

Bajo la manta

Segunda entrada de la noche. Porque no puedo dormir.

A pesar de estar tapado hasta el cuello, y de llevar unas horas en la cama, no consigo conciliar el sueño.

El motivo: mis pensamientos románticos. O quizá debería decir masoquistas.

En mi cabeza, eternamente la imagen de su dulce rostro, durmiendo plácidamente, y quizá hablando en sueños. Y yo, rogando que las palabras que diga sean mi nombre.
Sus blancas mejillas asomadas entre una fortaleza de almohadas. Ardo en deseos de ser una de ellas. Su oscuro cabello reposando y pidiendo a gritos mis caricias.

Y mi anhelo inextinguible de estar con ella, de taparla por las noches cuando de una patada se quite la manta, de recibir su despertar con un tierno beso en sus suaves labios, de que ella sea lo primero que vea cuando abra los ojos.

Podría seguir describiéndola, pero hay demasiadas cosas que no quiero compartir con nadie y quiero que sean para mí solo.

Y de nuevo, tras este pensamiento, una mala idea se me pasa por la cabeza. La sonrisa se me borra de la cara y el fantasma del pesimismo me acecha. Y juro que lucho con todas mis fuerzas contra él, porque no quiero permitir que mancille algo que siento con tanta convicción.

Pero al final la única forma que encuentro es seguir rodando entre las sábanas, suplicando que Morfeo me visite y me conceda un sueño, con el único objetivo de despertar en un día en el que el sueño se haga realidad para siempre.

Reflexión

Solo una pequeña reflexión antes de meterme en la cama.

En esta nueva vida pienso que conozco la forma de ser de la gente. Que hay gente en quien puedo confiar y gente en quien no. Pero, ¿y si estuviese equivocado? ¿Y si la gente que no me miente ni me oculta nada realmente sí lo esté haciendo? ¿Qué certeza tengo yo para saber que me dicen la verdad?

Me estoy acordando de cuando empecé a desconfiar de todo el mundo. De cuando vi las traiciones a mi alrededor. De cuando las promesas se convirtieron en palabras vacías. ¿Por qué iba alguien a decirme toda la verdad? Y en caso de que no lo hayan hecho y hayan prometido lo contrario, ¿qué ganarían diciéndomelo? ¿Sinceridad a cambio de malestar? Cobardía.

Es ahora cuando me pregunto si en esta nueva vida que quiero tener no peco de ingenuo. Si debería desconfiar de la gente de nuevo, pensar de primeras que nadie es bueno y que la gente no es más que una panda de interesados que buscan solo su propio beneficio y que tienen la sinceridad y la valentía al final de la cola de sus virtudes.

Quizá el mundo en el que quiero vivir no existe. Quizá la gente de mi alrededor sean todos una catbox que nunca se abrirá a pesar de que dicen no tener nada que ocultar.

Y quizá no me dé cuenta hasta que sea demasiado tarde.

Pero al fin y al cabo, ¿quién soy yo para exigirle a nadie sinceridad? Ni que tal elección estuviese en mis manos.

domingo, 16 de octubre de 2016

Sueño 15/10

He vuelto a soñar.

En esta ocasión, estaba en una clase. No sé qué estaba estudiando, pero ahí estaba. La clase terminaba y yo salía. Y ahí estabas tú, esperándome, con una sonrisa en la cara.

"Sí que has tardado poco."
"Es que tenía ganas de verte."

Entonces te colgabas de mi brazo y empezábamos a andar, dirección a la playa. Todo era perfecto. Quería que todo se detuviese en ese instante. Nos acercábamos hasta la orilla y nos quitábamos los zapatos. El agua empezaba a cubrirnos los pies, pero no estaba fría. No recuerdo cuánto tiempo nos quedamos ahí, pero la luna estaba antre nosotros en el atardecer.

Finalmente tenías que irte. Pero yo no quería dejarte ir, así que te acompañé hasta tu casa. Me invitaste a entrar, y acabamos tumbados encima de la cama, sin meternos en las sábanas y con la ropa de la calle. Y ahí me abrazabas y te hundías en mi pecho mientras me decías que me amabas.

No pude responder porque me desperté. Pero habría dado lo que fuese por no hacerlo.

Esta vez no era el mismo nombre.

jueves, 13 de octubre de 2016

Inútil

No sé para qué escribí anoche que no quiero soñar, si has invadido mis sueños.

No sé para qué escribí que quería dormir para siempre, si los nervios y los sueños me despiertan cada dos por tres.

Letargo

Quiero dormir. Tumbarme en la cama, taparme hasta arriba, y dormir. Durante mucho tiempo. 1 año, 5 años, 10 años. O mejor aún, para siempre.

Quiero dormir y no soñar. Que mi mente esté vacía. Porque soñar implicaría recordar lo que me espera al despertar, o mejor dicho lo que no me espera. Porque con suerte mi mente se degradará mientras sueño y olvidaré este mundo para siempre.

Dormir y no despertar nunca. Olvidar. Dejar de existir. Entrar en un paréntesis sin fin. Que el mundo cambie mientras yo no estoy. Porque este mundo no es el que quiero.

...Voy a intentarlo ahora. Ya he quitado la alarma. Solo falta que mi cuerpo haga caso a este deseo antinatural.

martes, 11 de octubre de 2016

--

Lo peor de sentir todo esto es tener efectos secundarios físicos de rebote.

También es culpa mía por hablar de ciertos temas antes de comer.

Pero es que me siento tan mierda. Tan hecho polvo cuando pienso en ello. Reemplazado, perdedor. Empiezo a cuestionarme qué he hecho mal. Por qué la situación está así. Y a la par empiezo a hacerme preguntas sobre la persona en sí. Pero eso es injusto e inmoral. ¿Qué derecho tengo yo sobre las decisiones de otras personas? Ninguno. Pero entonces ¿por qué me cuesta tanto aceptarlas?

Me es imposible enfadarme. Quizás en el fondo quiero, pero sería un enfado unilateral, donde la única culpa sería mía, y lo único que saldría sería rabia infantil. Y nadie ganaría nada con ello.

¿Lo que quiero de verdad? Volver al pasado y haber hecho las cosas bien. Volver a ser feliz. Regresar a esos días donde me iba a dormir con una sonrisa y no con la almohada mojada.

Qué asco doy. Pero no puedo dejar ir este sentimiento.

¿En qué me he convertido?

lunes, 10 de octubre de 2016

I know well

Idiota y masoquista.

Claro que lo sé. Y me pregunto por qué lo soy. Creo que es porque hacerme daño es la única forma que tengo de cortarme las alas, de no volar, y de quedarme en el suelo. Porque yo no estoy hecho para estar en los cielos. Porque no me merezco llegar a ningún sitio.

Las heridas nunca sangran ya que el arma no es física, pero otro líquido salado se desprende de mis ojos. Esa es la única muestra real de lo que me pasa. Pero ¿quién la verá? ¿Y a quién le va a importar?

Idiota y masoquista. Y a este ritmo lo seguiré siendo hasta perder toda esperanza.

domingo, 9 de octubre de 2016

Awareness

No sé qué estoy haciendo. Solo sé que lo estoy haciendo. Estoy forzándome una felicidad que no sé si es sincera.

No, no lo es. Quiero que lo sea pero cuando abro los ojos veo que no encajo en ella. Que no es lo que quiero. No es así como quería acabar.

Y sonrío. Y mis palabras son dulces. Pero eso es porque es lo que tengo que mostrar para sobrevivir en este fragmento. Porque no tengo la capacidad de salir de él, ni la fuerza de voluntad, ni la habilidad, ni el carisma. Nada.

El destino para mí es el mismo que cierta bruja mencionó en su momento. Y no lo quiero aceptar, y lucho por escapar y huir a otro fragmento. Pero el resultado será el mismo.

http://1.bp.blogspot.com/_FDadEksmS78/TQ7VshZpPWI/AAAAAAAAAKc/SGiYi3gkv7A/s1600/ohno.png

jueves, 6 de octubre de 2016

Replay

Esta vez te pude ver bien. Era el mismo escenario, las mismas circunstancias, la continuación del sueño anterior. ¿Por qué apareces en mi sueño? ¿Por qué estás sentada a mi lado, mirando al horizonte mientras la brisa marina nos acaricia?

Ahora tenía claro dónde estaba, y por qué había tanto mar. Nunca he pensado en ir a ese lugar, pero ahora me pica la curiosidad. ¿Será igual que en mi sueño? La verdad, lo dudo mucho.

Y de nuevo, ese nombre. El nombre que me persigue por todas partes. ¿Por qué precisamente ese? Si nunca ha tenido influencia alguna sobre mi vida. Me pregunto si todo esto será una forma de mi mente de intentar eludir la realidad. Buscar un escape, una vía. Algo no seguro para escapar de lo incierto e improbable.

Darme ilusiones de mundos ficticios.no es un buen método, cuando precisamente lo que quiero es escapar de ellos.

Y esa frase que me decías en el sueño sobraba mucho.
"Quédate". Como si pudiera hacerlo. No sé cuándo será la próxima vez que te vea, pero creo que será suficiente como para haber intentado olvidar este sueño.

Bonus. Porque anoche la escuché y a lo mejor ha influido.

domingo, 2 de octubre de 2016

Echoes

De nuevo, un pueblo desconocido. No sé donde era, pero estaba en la costa. No estaba solo, conducía por allí y aparcaba, esperando. Entonces aparecía una amiga de ella hablando sobre feminismo. Los dos charlábamos durante un rato en el coche mientras comíamos una bolsa de patatas.

¿Pero dónde estaba ella?

Tras charlar con su amiga, bajaba del coche y empezaba a andar. Un gran rubí de fuego en el cielo indicaba el atardecer. Por algún extraño motivo, el agua estaba oscura, casi negra. No tardé en darme cuenta de que el mar rodeaba todo el paisaje.

Y así, mientras la brisa marina me llegaba a producir un agradable frío, apareciste por sorpresa. Había estado demasiado centrado en el mar como para darme cuenta de que habías llegado. Y antes de decir palabra alguna, me dijiste que cerrase los ojos. En el fondo ya sabía lo que querías hacer.

Lo siguiente que noté fueron tus manos acariciándome la cara, suavemente. No sé cuánto tiempo pasó, pero para mí fue demasiado breve. Volver a notar el tacto de esas manos, con el mismo cuidado que la primera vez, me hizo muy feliz. Cuando acabaste abrí los ojos para ver tu sonrisa.

Hacía tanto que no me entristecía tanto despertar.

Pero de nuevo, el mismo nombre volvía a mi cabeza tras tanto tiempo. ¿Qué pasa con ese nombre? ¿Por qué se repite tantas veces?

¿El nombre? Ya lo he dicho.

Valhalla

"Sharing interests and being compatible are totally different things."
"But then, you'd be underestimating the power of LOOOOOOOOOVE.
Whether you want to admit it or not, love changes people for better or for worse."

.....
Or for worse.

sábado, 1 de octubre de 2016

End

"Hey, what would you do now? If the world was ending tomorrow."
"How about you?"
"I would..."

miércoles, 21 de septiembre de 2016

.

Se acabó.

Beatrice no existe. No en ese concepto que significa para mí.
He sido un ingenuo todo este tiempo. No sé cómo he podido creer que si creía, acabaría ocurriendo.
No merece la pena perder el miedo. A partir de ahora volveré a cubrirme con él para que me proteja.

Hasta nunca, eterna ilusión. Adiós.

martes, 20 de septiembre de 2016

Idea

Esta tarde me ha venido una idea a la cabeza. Un pensamiento del que no sé qué relexionar.

Si no te hubiera conocido, ¿estaría mejor ahora mismo?
Si no te hubiera conocido, ¿qué habría sido de mí? ¿Seguiría en ese pozo del que me costó salir?

Odio pensar en universos alternativos. Porque veo todos los finales felices que no he podido alcanzar. Y cuando esos finales son mayoría solo puedo pensar que el camino en el que estoy lleva al más profundo de los abismos.

Tengo que desconectar. Y no puedo. Y no quiero.

Me tengo que ir haciendo a la idea de que todos esos pensamientos recurrentes que he tenido en los últimos meses se van a cumplir. Los del dolor de cabeza, los mareos, y las lágrimas. Tarde o pronto, y es inevitable. Y no es algo sobre lo que pueda ni deba actuar.

No quería volver a pasar por esto pero yo solito me he metido de lleno. Soy imbécil.

Extra

Bonus a la entrada anterior.

Fake dream

¿Se supone que tengo que estar bien tras despertar?
El sueño: Estabamos juntos. Sintiendo lo mismo.
¿Por qué la realidad es tan diferente?

martes, 13 de septiembre de 2016

Stabbed

¿Cómo sanas una herida así?

No tiene cura. Las cicatrices no se irán en la vida. Te cambia la forma de ser y el modo en el que miras a los demás.

Al final solo quedan emociones negativas. Odio, rencor, asco. Te conviertes en un ser incompatible con tu pasado. Y no lamentas cada una de las puñaladas que darías en referencia a ello.

Pero entonces te vuelves un erizo, como Shinji. No dejas que se acerquen a ti, no vuelves a mostrar tus heridas, para que no te vuelvan a herir. O porque sabes que tu dolor puede traerle mal a los demás. Te encierras en tu mundo, pensando que no necesitas nada más, cuando en el fondo lo único que anhelas es eso que te da tanto miedo.

Y te viene a la cabeza el recuerdo de la historia. El inicio que tantas veces has querido cambiar, solo para que no existiera el final. Solo para poder seguir abriendo el corazón a los demás. Solo para no acabar con una herida tan profunda. Porque hay demasiada gente que no lo merece.

Peor es el caso en el que los demás lo saben. Porque el miedo se contagia, y porque no quieren acabar como tú. O porque no quieren que vuelvas a acabar herido.

El tiempo se acaba. Y yo no sé cómo terminaré.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Blank

Hoy es un día de tumbarse, mirar al techo, intentar no pensar y que el tiempo pase lo más rápido posible.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Intermission

Dos entradas en un día. No es algo que haga con normalidad.
Esta historia... ¿me gusta? Y a la vez me hace sentir incómodo. Los personajes me gustan, pero a la vez odio algunas de sus actitudes. Y lo peor, identifico situaciones y personas de mi vida con esas actitudes. Comportamientos que, tras verlos, identifico con ciertas personas. "Esto esa persona lo haría". "Esto nos identifica". "Esto lo he pensado yo".
No es la historia que quiero.
Pero tampoco es algo que pudiese evitar.
...Creo que me voy a dormir con una sensación horrible en el cuerpo.

jueves, 8 de septiembre de 2016

結果

El resultado final será una mezcla entre tristeza y autotortura.

El viento sopla, y es una brisa agradable. Una brisa que adoro y quiero mantener cerca de mí. Pero el viento es libre, y no admite barreras. Además, encerrarlo en una caja solo haría que perdiese su belleza natural.

Llevo tiempo viendo distintos aires. Desde áridas calimas hasta tifones tempestuosos. El viento no se queda donde tú quieres, va donde el destino le lleva. Lo mejor sería poder ser un elementalista y atraer el viento a mí, para que siguiese fluyendo de forma natural pero que me acompañara.

Soy un humano normal y corriente. Y de los más mediocres que uno se puede encontrar. No tengo esa clase de poder sobre el viento.

Quizá yo mismo sea un tipo de viento, y todo esto sea mi simple espectro al pasar por aquí. Las palabras se las lleva el viento. Las acciones también.

martes, 6 de septiembre de 2016

Idiota

Cada vez que pienso en ello. Cada vez que recuerdo que existe esa posibilidad. Cada vez que veo en la mente mis deseos sin cumplirse.
Es entonces cuando llega este malestar. Cuando no puedo dormir.

Ojalá fuese tan fácil. Ojalá pudiera con un chasquido de dedos dejar de sentir cuando quisiera. Pero hay cosas que no abandonan la cabeza, o el corazón.

¿Alcanzaré algún día ese ansiado final?

En el fondo ya sé la respuesta. Pero soy demasiado idiota como para dejar de luchar.

Es la parte mala de recuperar la ilusión. Que lo haces con más miedo que otra cosa.

martes, 23 de agosto de 2016

Recuerdo

Un recuerdo amargo de una época que no volverá. Unos mimos y un cariño que recibía desinteresadamente. O eso creo.

Gestos y frases a diario. Sonrisas que callaban todas las palabras. Esperas eternas para que llegaran las únicas miradas que tenía.

Todo eso ya está muerto. Muerto y podrido, y me repugna pensar en qué se ha convertido. Pero el sentimiento podría reencarnarse. O eso me gustaría creer. Pero soy demasiado incrédulo a estas alturas, y dudo que esa agradable rutina vuelva a mi vida.

Que alguien me demuestre que no tengo razón. Que alguien me pueda volver a hacer sentir completo. Porque no sé cuánto podré vivir sin el fragmento que me falta.

domingo, 14 de agosto de 2016

Volátil

Es increíble lo volátil que puede llegar a ser la mente humana cuando está expuesta a fenómenos y sentimientos concretos. La forma en la que se puede pasar de la más absoluta apatía a la felicidad, para luego sumirse en un pesimismo profundo. Y sigue sin ser definitivo, pues puede mutar en optimismo o en esperanza con unas simples palabras.

Ese cambio mental constante viene muchas veces producido por la incerteza. Cuando piensas en las posibilidades del futuro, y comparas las situaciones de cada día en relación a este con las de otros días. Entonces es cuando parece que hay días en los que la verdad es una, y hay días en los que todo era una ilusión y vuelve a ser otra. Una eterna catbox. Y cuando la catbox contiene lo que más deseas en el mundo, sabes que solo podrás quedarte tranquilo cuando la abras, tarde el tiempo que tarde en llegar ese momento.

¿Y de mientras? Toca seguir sufriendo esas mutaciones en el pensamiento. ¿Será cierto? ¿No será cierto? ¿Es acaso todo una ilusión en mi mente, o es el poder de la esperanza lo que me mueve? Es como una flor a la que se le quitan los pétalos sucesivamente bajo el ritmo de "me quiere, no me quiere", pero con bastantes más variables. Y según la persona, el volumen de pétalos positivos será mayor que el de negativos.

Yo aún no sé qué clase de persona soy, por lo que esta lluvia de pétalos solo hace que confundirme día tras día, hasta que la caja se abra.

No sé qué habrá dentro. Pero.


lunes, 8 de agosto de 2016

Abismo

Play

No sé en qué momento he vuelto a pensar así. O quizá sí que lo sé, pero ha sido un proceso tan largo que no sé en qué punto podría decir que he llegado a la cúspide. Creo que he vuelto a ese momento en el que no quiero desviarme más del camino.

No sé si sigo teniendo miedo. Es muy posible que sea así, y que en cada caso que dé me tiemblen las piernas y me flaqueen los pies. Pero estoy mentalizado. Si "in this world it's kill or be killed", estoy preparado para la muerte. Y posiblemente esté caminando hacia ella, sin darme cuenta, y acercándome a un precipicio sin fin una vez más. Mas no temáis, pues todo está bajo control. Llegaré, y sin mirar la eterna oscuridad que habrá bajo mis pies, saltaré con todas mis fuerzas. Porque confío en que me broten alas que me ayuden a llegar al otro lado.

¿Y si caigo? ¿Y si las alas no crecen?

Pensar en ello ahora no es una opción. Ni siquiera lo es pensar en si alguien conseguirá todo eso antes que yo. Porque no hay vuelta atrás, y porque creo que nunca antes mi decisión había sido tan férrea, tan inquebrantable.

Y porque al otro lado del abismo se encuentra el ángel que me puede prestar sus alas, y junto a él su dulce abrazo.

sábado, 6 de agosto de 2016

Día

Tendrás que concederme esta, por lo menos.

Buenos días, preciosa.
Espero que hayas dormido bien.
Que tengas un gran día.
Te quiero.

viernes, 5 de agosto de 2016

Irrational

El miedo irracional a perder algo que ni siquiera se tiene.
Algo que es lo único que se quiere en el mundo.

martes, 2 de agosto de 2016

Hope-

Gracias.


 

viernes, 29 de julio de 2016

This is for you

Enjoy it.

miércoles, 27 de julio de 2016

Fly me to the Moon

Nunca me había costado tanto hacer dos cosas a la vez.
Por un lado, desear con toda mi alma permanecer como hasta ahora.
Por otro lado, querer alejarme de esta autodestrucción.

Porque no hay nada seguro. Porque todo es mutable. Porque nunca hay nada escrito, por mucho que se piense y se hable de ello.

Un fragmento inalcanzable cuya ausencia solo produce un extraño y egoísta dolor.

Antes moría por vislumbrar ese fragmento. Ahora el simple hecho de pensar en su existencia me hace llorar.

Tomar una decisión. Superar un miedo. Confiar de nuevo... Todo ha sido en vano, una vez más.

Y aunque sea una causa perdida, es una causa que no quiero perder.


martes, 19 de julio de 2016

Efímero

A todo el mundo le ha pasado. Con gente de todo tipo, desde amigos hasta parejas. Y quién sabe si familia.

Estás solo. O quizá no tan solo, pero es lo mismo. Y encuentras a alguien. Alguien diferente. Alguien que consideras especial. Alguien que de alguna forma u otra se reserva un trozo especial de tu cerebro, de tu corazón, o de ambos.

Alguien con quien puedes compartir todo. Alguien con quien no tienes que ocultar nada. Alguien que te conoce tal y como eres.

Y normalmente ese tipo de conexiones son mútuas. El vínculo que se forma es indescriptible. Pero entonces, algo ocurre. Algo que no sé qué es.

Pasan los días, y esa persona desaparece. No por arte de magia, no se va del mundo, pero... su presencia desaparece. Sabes que está ahí, sabes que hace vida normal. Pero también sabes que algo ha ocurrido y que el vínculo se ha debilitado. Para ti sigue siendo esa persona especial, pero para esa persona... ya no. Eres alguien más. Alguien de quien conserva un gran recuerdo, seguramente. Pero ya no. ¿Por qué?

¿Ha perdido el interés?
¿Ha descubierto algo que no le gusta?
¿Ha aparecido alguien más interesante, sustituyendo al anterior?

Pueden ser muchos motivos. Y no habría problema si fuese un descenso mútuo del interés o del vínculo.
Pero estoy hablando de cuando es unilateral. De cuando tienes encerradas tantas cosas y momentos que quieres compartir con la otra persona y sabes que ya no puede ser. Cuando tienes algo en el fondo del corazón que quiere salir, pero que se queda atrapado y solo te deja con una sensación de apatía, de vacío.

Y entonces vuelves a estar solo. Y tus días se convierten en una monotonía, tengas compañía o no. Porque el sueño ha acabado, esa fracción de felicidad por encima de lo normal ha llegado a su fin. Y entonces ves la cruda realidad y no te gusta.

Temporalidad. Fugacidad. Fin.

lunes, 27 de junio de 2016

Burning

Con rumbo a un destino cada vez más cierto. Un pueblo tranquilo en un oasis que podría ser perfectamente el fin del camino y crecer en una agradable llanura.

Y sin embargo parece que el mismísimo destino no quiere que alcance ese lugar nunca. Pues planea incendiarlo y convertir ese sitio de paz en más desierto, del que provengo.

¿Qué sentido tiene querer luchar por un destino que se autoadjudica una fecha de defunción? ¿Merece la pena seguir en dirección a ese sitio, ahora que estaba en el mejor camino posible para llegar a él?

Solo el tiempo dirá si sigo el camino o si el viaje no tiene fin aún.

sábado, 11 de junio de 2016

Staying

Vaya. ¿Pero tú no te ibas?
Parece ser que no. Que solo era un amago. Que siempre vas a estar aquí.
Creo que la vida me iría mucho mejor sin tu presencia siempre. Y más cuando llevas una temporada tan encima de mí.
Será que aquella bruja del vudú tenía razón. Será que el destino hace que no puedas alejarte de mí por mucho que quiera.
Pero lo que me da más rabia es eso de fingir que desapareces, proyectar en mi mente un futuro mejor durante tanto tiempo, y luego aplastarlo con tus zarpas.

Desaparece de una vez.

domingo, 24 de abril de 2016

Situación

Estos días he recibido múltiples mensajes dirigidos a mí con insultos de todo tipo y con suposiciones sobre mi vida. Realmente no sabía si rebatir nada, pero voy a escribir un poco sobre la situación de mi vida hoy en día.

Para empezar, lo primero que me dicen es que no tengo amigos. Que me he quedado solo. Que no tengo a nadie. Sí, esa situación la pasé... pero hace ya un año o así. Y duró poco, hasta que encontré a gente maravillosa. Y desde ese punto no han dejado de aparecer personas geniales. Algunas las conozco más que a otras, pero lo importante es que se dejan de prejuicios, de suposiciones, de malos rollos y de ambientes tóxicos. Tampoco reclaman nada. Y yo a ellos, tampoco. Lo único malo es que la mayoría están lejos, pero la facilidad con la que puedo moverme actualmente me ayuda un montón a pasármelo genial y a hacer que cada viaje valga más que nada.

Lo siguiente, estudios. Cualquiera que me conozca sabrá que mi historia en la carrera ha estado llena de baches. Sin embargo, desde el principio de este curso, estoy muy a gusto con mis estudios. Saco buenas notas (¡he vuelto a ver nueves tras años!), las clases no se me hacen pesadas, y hablo con gente de clase. Y saber que el año que viene toca máster... eso sí es agradable. Le tengo muchísimas ganas.

¡Dinero! Todavía no soy millonario, pero eso era de esperar. Pero el tener ingresos cada semana, y que sean generosos... empieza a estar muy bien. Y más para lo "poco" que hago. Sin embargo prefiero evitar caprichos y ahorrar para cosas grandes de verdad, y para mis viajecitos. Este verano además tendré un extra que hará que en un mes pueda conseguir lo suficiente para un PC nuevo, que ya tocaba.

Salud... ¿A quién le importa eso? Nah, pero hablando en serio, lo único destacable es la celiaquía, aunque eso no es algo que sea culpa mía. Pero desde que hago ejercicio casi cada día me canso menos en general.

Hobbies. Estoy recuperando actividades que había olvidado. Estoy descubriendo maravillas y las estoy gozando. Y de nuevo me he vuelto a meter en el mundillo de los eventos, aunque sea con algo pequeño. Pero sé que lo disfrutaré, porque al fin y al cabo no deja de ser algo que ya hice en el pasado.

Y amor. Es gracioso porque me han intentado insultar con cosas de ese campo. Sí, es cierto que actualmente estoy sin pareja. Pero hace ya meses que cambié el chip. Quien tenga que llegar, llegará. Y podría contar cosas sobre todo este tiempo pero... eso son cosas privadas y alguien no querría que mencionara cosas íntimas por aquí~.

En resumen: no podría estar mejor. Tengo proyectos, tengo gente estupenda, y lo que no tengo... es porque es imposible de conseguir. Y sí, hablo de esto.

Y a quien le pique, que haga como Steely Dan.
 
 

domingo, 20 de marzo de 2016

Diálogos

—Oh, vamos. ¿Qué le pasa contigo?
—No lo sé, es un buen tipo.
—Ya, pero no todos los días te va detrás alguien majo de verdad. Ya es diferente del resto de babosos que sueles tener.
—No me va detrás.
—Venga, no me hagas reír. Si se ve a la legua.
¿Por qué piensas eso?
—¿Quieres pruebas?
—Adelante.
—Para empezar, te habla con interés.
—¿Y eso significa algo?
—¿Crees que perdería tanto tiempo en hablar con alguien que no le gusta?
—Eres una paranoica. Quiere ser mi amigo.
—Claaaaaro. Por eso de golpe ha adquirido interés en lo que te gusta a ti.
—Porque tenemos gustos parecidos.
—O para tener más en común contigo.
—¿Pero eso no es ser un hipócrita?
—Bueno, si realmente le gustan esas cosas podríamos decir que las ha descubierto gracias a ti.
Vale vale, lo capto. ¿Pero qué se supone que tengo que hacer? ¿Forzar que me guste? ¿Darle una oportunidad?
—Pues oye, podría estar bien. Igual le conoces mejor y ves que es un partidazo. Un tipo atento, detallista y que siempre estará ahí.
—Claro, para ti es muy fácil decirlo porque ya estás servida de uno así.
—¿Y me ves infeliz por ello?
—Mira, on no n'hi ha no en raja.
—Si se te hace pesado siempre puedes enviarle a la mierda.
—O no responderle, que es menos agresivo.
—Tú verás. Aunque no hay nada malo en intentar conocerle mejor. 

-------

—Ey tío, ¿qué tal te va con la chica aquella?
—¿Qué chica?
—Qué pasa, ¿tienes varias ahora? Aquella con la que te vi hablando el otro día.
—Ah, ella. Pues es un amor de chica.
—¿Y ya está?
—¿Qué quieres que te diga?
—No sé, que te gusta o algo.
—No me gusta.
—Mírame a los ojos y repítelo.
—Venga, no te flipes. ¿Te crees que por el simple hecho de hablar con una chica ya me tiene que gustar?
—Por favor. Nos conocemos desde hace años.
—Mira, no negaré que me parece muy maja y tal, pero... ¿tanto como para afirmar que me gusta?
—Bien, es un progreso. Por ahí se empieza.
—Y si así fuese, ¿qué? Apenas la conozco. O mejor dicho, apenas me conoce. ¿Se supone que tengo que decirle si quiere salir a tomar algo algún día?
—Ese es un buen camino para que te meta en el saco de los babosos.
—Ugh. No, por favor. Solo quiero ser su amigo.
—Bueno, por algo se empieza. Al menos no te ha dejado de hablar todavía.
—¿Pero luego qué? ¿Tengo que ir subiendo niveles en plan dating sim hasta que sea mútuo y declararme?
—Creo que ya sé lo que te pasa. Tienes miedo.
—¿Miedo, yo? ¿De qué?
—Del rechazo. Te niegas a aceptar que quieres conocerla, pero de un tiempo a esta parte no has hecho más que interesarte en cosas que, ¡casualidad! Son las mismas que le gustan a ella.
—Lo dices como si no tuviese personalidad.
—No, la tienes. Es tu forma de descubrir cosas nuevas, y realmente tenéis gustos en común. ¿Qué más esperas?
—Más bien es lo que no quiero esperarme. Mira, mejor que pase el tiempo y lo que tenga que ser será, ¿de acuerdo?
—De acuerdo, como quieras. Deja que pase el tiempo. Y verás como también se va tu oportunidad.
—El error es el hecho de que pienses que hay una oportunidad desde el principio.
—Cobarde.
—Gracias, aunque prefiero la palabra "precavido".

martes, 23 de febrero de 2016

Fuera del alcance

(No confundir con otra entrada de título sinónimo)

Estaba charlando con una buena amiga cuando de golpe han aparecido ciertos factores que me han hecho pensar en este tema. Un tema que es un tópico tanto en chicas como en chicos y que da mucho que pensar.

"Nos gustan aquellas personas a quien no podemos tener". "Es inalcanzable". "Es mucho para ti" o el similar "Eres muy poco para ella".

Todo esto... es cierto. No es que solo nos fijemos en aquellas personas que no podemos alcanzar. Quizá se trate de personas de que de por sí reciben mucha atención similar, y además tanta competencia crea más sensación de que esté fuera del alcance. Creo que el hecho de que las veamos como tal hace que nos sintamos más atraídas por ellas. Dejad que ponga un ejemplo material. Ese coche tan caro e ideal que hay tras el escaparate. Podéis cambiarlo por esa consola nueva que no os podéis permitir, o por ese hermoso vestido de una tienda algo más superior a lo que vuestro bolsillo alcanza. Lo deseamos. En parte porque sabemos que no podemos tenerlo. Eso hace que el sentimiento del deseo en sí sea aún más fuerte. Y si lo queremos lo suficiente, luchamos por ello hasta que lo conseguimos.

Pero ahí es cuando la analogía se corta. Porque por mucho que ahorremos no podemos comprar el corazón de alguien. Si se trata de alguien famoso, como la adoración que muchas fans sienten por sus cantantes favoritos, suele quedarse en un fanatismo platónico. Si se trata de alguien normal y corriente, el simple hecho de querer con todas nuestras fuerzas que se fije en nosotros hará que nada salga como tiene que salir. Y si sale bien, será por aparentar algo forzado, o por construirlo todo sobre una base hecha de mentiras, como si se tratase de seguir un libro sobre "pseudociencia de la seducción."

El romántico gesto de acercarse y declarar todo lo que uno siente (o quiere sentir) hacia esa persona es algo hermoso en películas y romances antiguos, pero en la vida real es algo extraño e incómodo. ¿Entonces qué nos queda? Cada uno sabrá sus métodos. Yo bien sé los míos. Y hay quien solo confía en que haya un chispazo que lo determine todo.

¿Os imagináis por un momento que, al igual que veis a mucha gente como "inalcanzable", también pensaran de vosotros de la misma forma?

Esta entrada está dedicada a todas vosotras, sueños inalcanzables que he tenido a lo largo del tiempo. Porque al final... todos estamos al mismo nivel.


lunes, 1 de febrero de 2016

Scales

Todo genial.
Todo idílico.
Todo perfecto.

Y sin embargo, impedimentos. Mi mente, inundada de ellos. Por cada factor positivo encuentro uno que me lo rehuye.

Y el motivo... seguramente es el miedo. Las dudas. Hacen que resulte imposible tomar una decisión. Ni hace una semana, ni hoy, ni el mes que viene.

Quizá ese era el mayor miedo desde el principio. Defraudar. Porque sabía que lo haría. Porque es un círculo vicioso.

¿Cómo mantener sano todo aquello que quieres sin perder nada?

Cosas que han significado tantísimo, y no solo para mí. No quiero que se borren o se pierdan nunca.

martes, 26 de enero de 2016

Cat box status

Personas que van de alfa pero que no pasan de ridículas.

Amenazas vacías para tapar miedos propios.

Pereza de responder para acabar cuanto antes y pasar a otra cosa.

Cat box = closed.

Fucks given = 0.

martes, 19 de enero de 2016

Verismo


Clic.

La verdad.
Ese... ¿sentimiento? que guía los corazones de muchos humanos.

¿No sería fantástico que todo el mundo siguiese ese concepto? Sin miedo. Sin disgustos. Sin dolor.

Pero no es posible, ¿verdad?

....
....
....
Act 17
Ahí está. Ese rincón que no se dice. Pero... quizá si digo el resto... No, no. Prometí no decirlo.

"¿A pesar de que alguien sufra?"

...

-Oh, vamos. Seguro que está mejor sin saber la verdad.
-Sí, pobre iluso. Ilusa. Todos.
-Y aunque lo sepa, no hay nada que pueda hacer para arreglarlo.

Oye, ¿puedes guardar un secreto?

             ...¿Quién
                     eres?

Vamos, mira en tu interior. llevo ahí todo ese tiempo.

Hazlo. Solo tienes que decir esto. Solo tienes que no decir esto. Solo tienes que decirlo todo. Pero que nadie se entere. Ni yo. Ni tú. Ni él, ni ella. Ni ellos.

Hazte el tonto. Evítalo. Evítame. Ayúdame. No me ayudes.

                                                          ¿Por qué
                                                                   haces esto?

¿Qué hago aquí? ¿Cuándo le llegado a este punto? ¿No hay una salida que no dañe a nadie?
¡Hey! ¡Es mi verdad! ¡Devuélvemela!

Pobre iluso. Todos. Repites tus errores una y otra vez. ¿Quién te enseñó a ser así?
...Fueron ellos. Y no me arrepiento.

¿Y cómo acabaron?

...Muertos. Pero vivos dentro de mí.
Nunca quisiste ver que tu camino no era el correcto. Nunca te importó dañar a los demás. Para ti, la verdad no era necesaria. A menos que tú la necesitaras.

Nunca quisiste ver que tu camino no era el correcto. Tu objetivo te cegaba y no te dejaba ver la verdad. Aunque la recibías a martillazos día tras día. ¿Que cómo lo sé?

Porque yo también he pasado por ello.

"Gracias".

¿Por todo? No necesito tu agradecimiento. Ya no. Dátelas a ti. Dáselas a esa persona. Tú las necesitas más que nadie. Yo no he hecho nada que ellos no hubieran hecho.

En un mundo en el que mi verdad no tiene cabida, yo tampoco.

Es la hora de un nuevo viaje.