martes, 23 de febrero de 2016

Fuera del alcance

(No confundir con otra entrada de título sinónimo)

Estaba charlando con una buena amiga cuando de golpe han aparecido ciertos factores que me han hecho pensar en este tema. Un tema que es un tópico tanto en chicas como en chicos y que da mucho que pensar.

"Nos gustan aquellas personas a quien no podemos tener". "Es inalcanzable". "Es mucho para ti" o el similar "Eres muy poco para ella".

Todo esto... es cierto. No es que solo nos fijemos en aquellas personas que no podemos alcanzar. Quizá se trate de personas de que de por sí reciben mucha atención similar, y además tanta competencia crea más sensación de que esté fuera del alcance. Creo que el hecho de que las veamos como tal hace que nos sintamos más atraídas por ellas. Dejad que ponga un ejemplo material. Ese coche tan caro e ideal que hay tras el escaparate. Podéis cambiarlo por esa consola nueva que no os podéis permitir, o por ese hermoso vestido de una tienda algo más superior a lo que vuestro bolsillo alcanza. Lo deseamos. En parte porque sabemos que no podemos tenerlo. Eso hace que el sentimiento del deseo en sí sea aún más fuerte. Y si lo queremos lo suficiente, luchamos por ello hasta que lo conseguimos.

Pero ahí es cuando la analogía se corta. Porque por mucho que ahorremos no podemos comprar el corazón de alguien. Si se trata de alguien famoso, como la adoración que muchas fans sienten por sus cantantes favoritos, suele quedarse en un fanatismo platónico. Si se trata de alguien normal y corriente, el simple hecho de querer con todas nuestras fuerzas que se fije en nosotros hará que nada salga como tiene que salir. Y si sale bien, será por aparentar algo forzado, o por construirlo todo sobre una base hecha de mentiras, como si se tratase de seguir un libro sobre "pseudociencia de la seducción."

El romántico gesto de acercarse y declarar todo lo que uno siente (o quiere sentir) hacia esa persona es algo hermoso en películas y romances antiguos, pero en la vida real es algo extraño e incómodo. ¿Entonces qué nos queda? Cada uno sabrá sus métodos. Yo bien sé los míos. Y hay quien solo confía en que haya un chispazo que lo determine todo.

¿Os imagináis por un momento que, al igual que veis a mucha gente como "inalcanzable", también pensaran de vosotros de la misma forma?

Esta entrada está dedicada a todas vosotras, sueños inalcanzables que he tenido a lo largo del tiempo. Porque al final... todos estamos al mismo nivel.


lunes, 1 de febrero de 2016

Scales

Todo genial.
Todo idílico.
Todo perfecto.

Y sin embargo, impedimentos. Mi mente, inundada de ellos. Por cada factor positivo encuentro uno que me lo rehuye.

Y el motivo... seguramente es el miedo. Las dudas. Hacen que resulte imposible tomar una decisión. Ni hace una semana, ni hoy, ni el mes que viene.

Quizá ese era el mayor miedo desde el principio. Defraudar. Porque sabía que lo haría. Porque es un círculo vicioso.

¿Cómo mantener sano todo aquello que quieres sin perder nada?

Cosas que han significado tantísimo, y no solo para mí. No quiero que se borren o se pierdan nunca.