domingo, 21 de mayo de 2017

Status

Según las estadísticas del blog, recibo entre 150 y 300 visitas al día. Lo mejor es que salvo algún alma perdida y un visitante habitual, el resto son bots de Francia y de Rusia.  Добрый день!

De todas formas, nunca pensé en que el blog fuese algo para el público, sino un espacio para poner mis pensamientos, mis ralladas, desahogarme, y poder soltar lo que quisiera y ya está. Si hay anuncios es por pura ilusión de hacerme rico.

He estado considerando la opción de cerrar el blog, al menos temporalmente. Porque no sé si escribir mis cosas me sirve tanto como me gustaría. Y a veces me fuerzo a escribir algo para no perder la costumbre pero ni siquiera sale bien.

El formato sigue siendo el que más me gusta, porque hacer vídeos sería demasiado visual y podría llegar a mucha gente, y eso no me gusta. Y una cuenta privada de Twitter tiene una restricción de espacio que me tira para atrás, y habría gente que lo vería en su TL sin buscarlo y que sé que no les interesaría lo más mínimo. Si alguien viene hasta el blog es porque le interesa mínimamente lo que voy pensando.

En fin, ya se verá. A lo mejor esto también es un pensamiento pasajero y acabo escribiendo parrafones aquí. Que hace poco me vino un relato bonito a la mente y algún día me gustaría escribirlo.

jueves, 18 de mayo de 2017

Insignificante

Hoy el día ha sido mediocre tirando a malo. Pero lo que realmente me ha dejado más tocado es cierto mensaje que me han enviado en el que me decían que me iban a "robar la novia". El mensaje en sí lo he criticado de sobras en el sitio correspondiente, pero me ha hecho pensar bastante.

Y he acabado pensando que sí, que tengo miedo de que ocurra. Que no me gusta la idea de que alguien aparezca y le demuestre a mi pareja que es mejor que yo en todos los sentidos. Y puedo odiar mucho a esa persona, pero tiene que quedarme claro que quien toma cualquier decisión en ese caso es ella.

Ya me lo dijeron en su momento. "A él no tienes que odiarle, porque al fin y al cabo lo que siente es lo que siente. Si tienes que echarle las culpas a alguien, que sea a ella." Y eso hice en ambas ocasiones. La decisión final de dejarme por otra persona no fue de ellos.

Pero si hay algo que sé es que ayudaron a llegar a esa decisión. Metieron mierda sobre mí. Les prometían cosas mejores. Me menospreciaban e incluso se aprovechaban de situaciones de cercanía en las que el roce acabó creando el cariño. La segunda ocasión que ocurrió es cuando nacieron mis demonios, mis celos. Porque, seguramente por culpa ajena, a mí se me ocultó todo hasta el final. Y yo no podía soportar que me manipulasen de esa forma. En el fondo, sabía que había sujetos susurrando a los oídos de los otros y comiéndoles la cabeza poco a poco.

¿Cuál es el poder real que tenían? ¿Tanta influencia tuvieron en las decisiones, o es que simplemente ellas estaban esperando a una oportunidad así para aprovechar y hacerlo? Eso es algo que nunca sabré, pero me niego a pensar bien de ninguno de esos sujetos.

Esa es una de mis mayores vulnerabilidades. Me veo muy insignificante y ridículo cuando con simples palabras anónimas me puedo poner de esta forma. Se supone que tengo que ser más fuerte que esto. Y ante esta situación solo tengo una medicina que de momento me está funcionando muy bien.

La confianza.

martes, 16 de mayo de 2017

Mensajes

Esta es una serie de mensajes con destinatario anónimo. Será divertido ver cómo la gente se da por aludida y no va para ellos.

- Empezaré por ti. ¿Crees que no vi cómo me mirabas cuando coincidimos recientemente? ¿Crees que no me di cuenta del asco que expresaban tus ojos? Intenté mantenerme neutral, pero en el fondo yo ya sabía que eras el mismo tipo de persona. No has cambiado. Sigues apuñalando a los demás por la espalda, siendo una persona egoísta y llorando cuando la gente se da cuenta de ello. Y podría contar tu secreto, y joderte. Hacer que pierdas los únicos amigos que te quedan. Pero casi todos ellos son del mismo tipo de mierda que tú. Te acabarán haciendo más daño que si yo hiciese cualquier otra cosa. Y la verdad es que te lo mereces.

- Tú sí me das asco. Y no tengo reparo en mostrarlo. Antes pensaba que eras simplemente mala persona, pero ahora me atrevo a llamarte psicópata. Y quizás no sea la palabra acertada, pero tras haber leído un poco sobre el tema creo que me acerco bastante. Mereces pudrirte en la cárcel. Lo que has hecho no tiene nombre, y eres un peligro para la sociedad. No tienes suficiente con joderle la vida a tantísima gente que además tienes que lavarles el cerebro a millones de críos. Espero que algún día se desvele todo y te den tu merecido.

- Seguimos. Eres una persona que ha criticado a los demás por muchas cosas, pero al final has acabado siendo como ellos. Hay que tenerlos bien grandes para dejar de lado a la gente que ha estado siempre a tu lado y jamás te ha hecho ningún mal. Para ignorarlos solo por tener otro grupito. No es la primera vez que lo haces, me sé la historia de sobras. Pero sí que es la primera vez que no te lo perdono. Te he dado muchas oportunidades y las has ignorado todas. Y aun así tienes la cara tan dura como para ir pidiendo cosas por ahí en vez de hablarlas con los que sabes que realmente estarían interesados. Pero como la vida te va bien, te la suda lo que piensen de ti. Me da lástima estar así por lo que te llegué a considerar. Pero por mí no hay marcha atrás.

- Otra persona que más de lo mismo. Si para ti un malentendido y una ausencia son suficientes para dejar de lado a alguien que ha estado hasta las tantas oyéndote llorar y lloriquear, y animándote, es que no has valorado una mierda lo que llamabas "amistad". Y no sé si será casualidad que todo ha pasado justo cuando ha aparecido otra persona en tu vida. A eso le llamo yo buscar un sustituto. Vas de víctima por todo lo que te pasa pero no haces nada para cambiarlo. Nunca te lo dije porque si estabas tan mal no quería hacerte sentir peor. Pero es la verdad. Y conociendo tu situación y tu forma de ser, aún te queda bastante sufrimiento por delante. Y encima con amistades tóxicas. Espero que luego no me vengas llorando, porque dudo que me sienta muy cómodo hablando contigo.

- Repetimos jugada. ¿Cuándo me has hablado exactamente? Cuando estabas enfadada con tu exnovio, cuando querías desahogarte y contarme tus problemas, o cuando estabas tan sola que necesitabas a alguien haciéndote compañía. ¿Te crees que no me daba cuenta de lo que pretendías? Pero bueno, estamos en las mismas. Ahora ya no soy de tu interés, así que ya no hay nada que contar. ¿Orphen? ¿Ese quién es? Algo que me quedé con ganas de decirte es que todos te ven como un objeto sexual, como a alguien a quien follarse y nada más. ¿Quieres pruebas? Relee tus conversas con tus supuestos amigos.

- ¿Qué puedo decir de ti que no sepas ya? Me siento mal por los días que se avecinan, pero soy tan egoísta que pienso en lo inútil que soy yo en esta situación. A veces me da la sensación de que me ves con otros ojos, y parece que no necesites esforzarte porque sabes que yo no me voy a ir. Y es la verdad, yo estoy demasiado bien ahí como para irme. Pero estos días conllevan este hecho: no voy a ser el centro de atención. Dudo que jamás lo haya sido. Solo puedo quedarme en segundo plano, deseándote ánimos y anhelando que llegue ya el verano para disfrutar junto a ti. Porque si algo sí quiero decir, es que siempre estaré aquí para ti.

- Vuelvo a algo negativo. Deja de lloriquear y de ofenderte por todo. Se supone que haces cosas porque te gustan y porque quieres disfrutar. ¿Entonces por que te pones a rajar y a soltar mierda de ellas? Si tanto quieres un juego y disfrutarlo, ¿por qué te martirizas tanto y solo le ves los lados malos? Aprende a perder. Porque vas a perder mucho, muchísimo. Tu actitud competitiva acabará hostiándose contra una pared, y entonces acabarás hecha mierda, como ya te ha pasado más de una vez. Tienes la opción de tomarte muchas cosas por el lado bueno. Deja de mirar todo lo que no te gusta y a hacer una montaña de ello.

- Un quejica más. Cada vez tienes más cosas que decir sobre la comida, pero te recuerdo que nunca has aportado nada en la cocina. No sabes ni freírte un huevo. Solo se te da bien hacer carne a la brasa, y porque eso no requiere una mierda de preparación. Y sin embargo, de tu boca solo salen críticas y "esto no me gusta" y cosas similares. ¿Te das cuenta de que quejándote no haces nada? ¿Qué te parecería meterte en la cocina y ayudar de vez en cuándo? No me sirve la excusa de que llegas cansado de trabajar. Yo también estoy todo el día haciendo cosas, y aunque ella se quede en casa, también. Cuando llegas todo está perfecto e ideal gracias a ella. Y tienes la cara tan dura como para criticar esas salchichas porque "no son las de siempre", comértelas con mala cara y como un gilipollas. Eres un imbécil. Y ahora que ella se ha ido unos días, ya veo tu rutina: vas a ir a comer y a cenar cada día a un restaurante. Porque yo no pienso prepararte nada.

Se me ocurren más personas, pero solo serían mensajes de "muérete" u "ojalá todo te vaya mal" sin justificación alguna. O con una justificación demasiado oscura como para ponerla. Así que de momento, así se queda.






Again

It's that time again.

At least I've made it this far.

jueves, 11 de mayo de 2017

Sin título.

Al hacerlo desde el móvil no puedo darle buen formato.
Pero lo único importante de esta entrada es el contenido de esta canción, que podría ser escrita en rojo.
https://youtu.be/sOS9aOIXPEk

martes, 9 de mayo de 2017

.

Esta noche necesito dormir. Pero no tengo sueño. Solo tengo ganas de llorar un rato y echar todos los demonios.

Maldita angustia.