lunes, 12 de junio de 2017

Egoísmo y verdades

Cuando me da por reflexionar, tiendo a analizarme a mí mismo. Para reconocer mis errores, darme cuenta de cómo soy, martirizarme un poco, y pensar en el camino correcto para solucionarlos. Voy a escribir esto según analizo, a raíz de un pensamiento que he tenido hace horas.

A veces sigo teniendo pensamientos egoístas sobre los que al final no tengo decisión alguna. Supongo que eso me convierte en mala persona. O en alguien despreciable. Lo pienso. Pero no hago nada.

Hace unos días me lo preguntaron. Algo sobre "estar con poca ropa o de forma cariñosa con otra persona". Que cómo me lo tomaría. Y eso es el reflejo de cómo sigo siendo. No puedo decidir nada, pero no me gustaría. Y sé que me lo tomaría mal. Precisamente por eso nunca pase. Aunque haya voces que puedan llegar a decir lo contrario.

Y poco después, volví a ver ese tweet. Pensaba que lo había silenciado, pero no. Ahora ya sí. ¿Cómo puede hacerme sentir mal una realidad sobre la que no tengo control? ¿Una disparidad tan obvia? Por celos, supongo. Por repeticiones de malas experiencias.

Al final, en esto también, todo se reduce a la confianza. Y estoy sacándola de sitios que no sabía ni que existían, e intentando asegurar un flujo constante. Pero a la par quizá sea lo más frágil de mí ahora mismo, y más al ver que la gente no deja de romperla. No dejo de cortar lazos a raíz de esas rupturas de confianza, solo para que no me hagan más daño. Y al final acabaré quedándome solo, como bien me dijeron hace años ya.

Si es que no lo estoy ya en cierto modo.

Solo hay una verdad. Todo el resto son mentiras. Y a estas alturas ya no conoceré aquellas que ya no forman parte de mi vida.

Por lo menos me puedo aferrar a un par de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario