lunes, 7 de agosto de 2017

Certainty

Había una vez una bruja capaz de dar poderes a los humanos que más le interesaran. A diario miles de peticiones llegaban a ella, pero pocas eran las que escuchaba. Ya había pasado mucho desde aquél último deseo, de aquella persona que quería convertirse también en bruja.

Un día oyó la petición de un humano. "Quiero certeza". No pedía nada más. Normalmente los deseos eran explícitos, como posesiones materiales o éxito. Pero esta persona simplemente le pedía certeza. A ella, a la bruja que reinaba en esos dominios.

Esa noche se presentó en sus sueños, y le preguntó qué clase de certeza quería. "Certeza de que no voy a perder todo aquello que me importa". La bruja no se sorprendió. Observó bien su mente y respondió. "Lo que tú quieres no es certeza, sino conocer el futuro. Dime, ¿qué harías si te asegurara que vas a perderlo todo?". El humano habló al instante. "Luchar para salvarlo todo."

"En ese caso, yo no puedo ayudarte. Necesitarías un milagro, y no soy yo quien se encarga de ellos". La bruja iba a retirarse cuando de pronto oyó una respuesta más. "No. Lo que necesitaría es certeza de que podría salvarlo".

La bruja se giró lentamente, se acercó al humano y le susurró. "Eso no depende de mí. Ni siquiera de ti. Ni de nadie. Pero me has caído bien. Espero que nunca tengas que volver a verme. Pero si me necesitas, estaré aquí".

El humano despertó en mitad de la noche. Había soñado algo muy extraño, aunque no lo recordaba. Pero se sentía tranquilo y preparado para cualquier cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario